Compartir

Cuatro personas, dos de ellas extranjeras, fueron detenidas el martes en el marco del operativo Harpune 1, en el que se decomisaron además 1,2 toneladas de cocaína.

El Telégrafo

Según las investigaciones de la Policía, la red empleaba puntos de abastecimiento logísticos que permitían el traslado de alcaloide desde Ecuador hacia Centroamérica, utilizando espacios marítimos.

La Dirección Nacional Antinarcóticos (DNA) determinó que la estructura narcodelictiva realizaba coordinaciones logísticas de abastecimiento de combustible en puntos establecidos y cercanos a Galápagos.

Utilizaba lanchas Go fast, acondicionadas con dos motores fuera de borda para trasladar la cocaína hacia América del Norte. Ademas, la red monitoreaba desde tierra el traslado del estupefaciente.

Para ello, la droga era introducía en bultos provistos de una radioboya, que emite señales de coordenadas geográficas; en caso de tener que arrojarlas al detectar los controles marítimos y poder localizarlas luego.

Con el apoyo y asistencia de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) y guardacostas americanos se emprendió la operación el 11 de julio en altamar.

De acuerdo a indagaciones preliminares, las 1, 2 toneladas de cocaína eran trasladadas desde países vecinos, utilizando como ruta las costas ecuatorianas. De los cuatro detenidos, dos son de nacionalidad ecuatoriana, un mexicano y un colombiano.

La Policía Nacional continúa con las investigaciones para dar con los responsables del envío y transporte de la cocaína.

Fuente: El Telégrafo