Pamela M. y Laura T., exasesoras del gobierno de Rafael Correa, se enfrentarán a una pena de 14 años. Ambas permanecerán dos días más en la Unidad de Flagrancia de Quito, antes de ser enviadas a un centro de detención provisional.

CASO-ARROZ-VERDE
Detenidos por Caso Arroz Verde / Crédito: Twitter @lahistoriaec

El juez David Lasso acogió este domingo, luego de una audiencia de cuatro horas, el pedido de la Fiscalía y formuló cargos en contra de ambas exfuncionarias por un concurso real de infracciones en los delitos de cohecho, tráfico de influencias y asociación ilícita.

La Fiscalía abrió la investigación, luego de una publicación del medio digital Mil Hojas, en la cual asegura que seis empresas multinacionales, entre ellas Odebrecht, financiaron la campaña del binomio Correa-Glas entre 2013 y 2014.

Según la Fiscalía, las dos procesadas habrían administrado y movido fondos mediante un intrincado sistema de recaudación de dinero en efectivo y a través de un cruce de facturas.

De hecho, en la audiencia, la fiscal Ruth Amoroso entregó, entre las evidencias, algunos correos electrónicos con el asunto Receta de Arroz Verde 502, que era la clave que se usaría para estas transacciones entre exfuncionarios públicos y representantes de esas transnacionales.

Ese dinero, supuestamente, ingresaba al movimiento Alianza PAIS, en el cual Correa era presidente, y eran utilizados para financiar su campaña presidencial. Pero esos montos no habrían sido declarados.

Por ello, la Fiscalía considera que ambas procesadas formarían parte de una presunta organización conformada por funcionarios públicos y personas jurídicas privadas, que habrían mantenido relaciones contractuales con el Estado.

Los nexos con multinacionales

Pamela M., exasesora de Correa, y Laura T., exasistente de la Presidencia de la República, serían quienes recopilaban esos ingresos.

En uno de los correos electrónicos que entregó la fiscal, como elementos de convicción, estuvo una conversación entre Pamela M., Laura T. y Geraldo Pereira de Souza, representante de la empresa Odebrecht en el país. Ese diálogo, según la Fiscalía, reflejaría una “relación estrecha entre los tres”.

En el expediente, además, consta una pericia informática forense, informes del Servicio de Rentas Internas (SRI), un reporte de los movimientos migratorios de Pamela M., el cual indica que desde 2008 hasta 2019 realizó 122 viajes a Argentina, Francia, India, Estados Unidos, China, Chile, entre otros.

De hecho, según el parte policial, Pamela M., de 55 años, fue detenida la madrugada del sábado 4 de mayo, cuando esperaba abordar un avión de la compañía Copa Airlines con destino a México. Fue enviada a la Fiscalía para rendir su testimonio y luego llegó a la Unidad de Flagrancia.

En poder de Pamela M. se encontró dinero en efectivo, tanto en dólares como en euros. Sumados hay más de $ 2.200 y 1.000 euros.

Además se halló una laptop negra, un smartphone, tres chips de teléfonos móviles y un disco duro, además de dos cuadernos, fragmentos de papel tipo hoja de papel ministro con manuscritos a mano en color negro.

Sobresale también tres soportes plásticos con una leyenda que se lee Colegio de Abogados del Guayas, priority pass, best doctors, a nombre de la procesada.

El esposo de Pamela M., Jimmy S., es actualmente el presidente del Colegio de Abogados del Guayas.

Gustavo García, abogado de Pamela M., señaló que apelarán la prisión preventiva de su defendida.

Señaló que debe investigarse la fuente primaria de los correos y cómo obtuvo la información.

En la audiencia de formulación de cargos, que se realizó en la Unidad de Flagrancia, la fiscal también hizo alusión a nombres que se revelan en la investigación de “Mil Hojas”, como Alexis Mera, exsecretario jurídico de la Presidencia; y los exministros María de los Ángeles Duarte y Walter Solís.

Este último estaría en México, el país que aspiraba a llegar Pamela M.

Laura T. laboró como asistente administrativa de Pamela M. en la Presidencia y en la Corte Constitucional. Fue detenida a las 12:40 del sábado 4 de mayo en Tanicuchi (Cotopaxi), a 30 minutos de Latacunga, cuando viajaba en un automotor, con su esposo y sus dos hijos. En su poder, según el parte policial, se encontraron su teléfono móvil y un chip de celular.

La fiscal Diana Salazar llegó a la Unidad de Flagrancia pasadas las 10:00, sin embargo, no quiso referirse al tema. Asistió a la audiencia como oyente y al término salió por la cochera.

La Fiscalía allanó cuatro inmuebles en Quito y tres en Guayaquil. El abogado García dijo que podrían haber más vinculados.

Fuente: El Telégrafo- Nota original: LINK