El albergue canino ‘Refugiados Guaranda’ denunció a la Fiscalía de Bolívar el supuesto envenenamiento de 28 perros que estaban bajo su cuidado. Los canes fueron hallados muertos en los corrales del refugio.

La mayoría de los perros envenenados es mestizo, además de dos cachorros de entre siete a ocho meses. Imagen Referencial

El albergue del refugio empezó a funcionar en un lote en 2018. Desde la fecha, cinco integrantes de la familia Sánchez, han cuidado un total de 134 canes y 12 gatos. La mayoría de los perros fueron rescatados de las calles Guaranda, Quito, San Miguel, Chimbo y de otros sectores de la urbe.

Precisamente el propietario del refugio, Lenin Sánchez, señaló que los ‘animalitos’ fueron envenenados con comida lanzada desde fuera del espacio de ayuda animal. “Mis hijas encontraron a los canes muertos en la mañana. Una ‘perrita’ está asustada y no permite que se acerque nadie”, sentenció.

“Mis ‘hijitos’ no le hacían daño a nadie, solicitamos se investigue y se dé con los causantes de este atroz hecho”, finalizó el propietario del refugio.

¿Cuáles son las sanciones?

Con la nueva normativa, el maltrato animal podrá sancionarse con pena privativa de libertad de entre seis meses a un año. Si se provoca la muerte del animal la sanción incrementa de uno a tres años de prisión. La zoofilia también se sanciona con reclusión de seis meses a un año que puede aumentar hasta tres años si el animal fallece.

Fuente: EFE – Aliado estratégico FmMundo