Compartir

Los emprendedores dedican largas jornadas de trabajo a sus proyectos, sufren innumerables dolores de cabeza y pasan más tiempo del que desearían haciendo tareas burocráticas. "La diferencia es que lo hace porque les gusta", explica una empresaria británica.

Imagen referencial Shutterstock

Muchos de nosotros soñamos con convertirnos en nuestro propio jefe. El objetivo es hacer lo que nos gusta todos los días. Pero, ¿cuán difícil es transformar un hobby en un modelo de negocio exitoso? Estos son los consejos de tres mujeres creativas y triunfadoras:

1. Sea consciente de lo que vale su producto

“Si quiere poner en marcha un negocio rentable debe tener claro cuánto quiere ganar al año”, dice Amy Phipps, directora de la asociación Women Who Create UK y de Super+Super, una compañía de artesanía británica.

Una vez que se ha puesto un objetivo, deduzca cuánto tiene que invertir para lograr beneficios. “Por talleres cobro una tarifa diaria pero también tengo en cuenta mis horas de trabajo. Eso sin olvidar lo que cuesta el material, el alquiler del estudio y lo que vale mi tiempo”. “Ah!, y no olvide los gastos de envío. Si se equivoca y manda su producto a un lugar equivocado es probable que acabe ‘regalando‘ su trabajo”, explica Phipps.

2. Prepárese para dedicar la mayor parte de su tiempo a tareas que no le gustan

Si cree que se va a pasar el día haciendo cosas que le divierten, recapacite. “Me encanta tejer y adoro diseñar”, confiesa Louise Walker, una emprendedora que puso en marcha un negocio de costura llamado Sincerely Louise.

“En realidad, el tiempo que paso en la oficina lo dedico a otras tareas como publicar en redes sociales, mandar correos y solucionar asuntos burocráticos y financieros”. “Me queda muy poco tiempo para dedicarlo a coser, que es lo que realmente me divierte y por lo que puse en marcha el negocio”, dice Walker.

3. Aumente su presencia en redes sociales y sea auténtico

“Aunque muchas de nosotras trabajamos solas desde casa, tenemos que estar conectadas”, dice Amy Phipps. Esta empresaria británica cree que las redes sociales son la clave para llegar a su público objetivo, mostrar lo que hace y dejar que los clientes vean cómo trabaja.

“Mi perfil de Instagram y el uso real que hago de las redes sociales son importantísimos para las ventas y la relación con mis clientes. Creo que la gente quiere ver quién está detrás del negocio”. “Aunque muchas compañías que fabrican en masa publican imágenes bonitas de sus productos, yo comparto fotos sudando en una clase de yoga, porque eso es lo que hago”, cuenta Phipps.

4. No se olvide del contacto personal con sus clientes

La presencia en redes sociales es muy importante, sí, pero no puede sustituir al trato personal. Hay que salir a la calle a conocer a sus clientes potenciales. “En Brighton -ciudad del sur de Inglaterra donde puso en marcha su negocio- tengo una comunidad enorme de clientes que conocía el estudio, gente fantástica que venía a los talleres”, dice Phipps.

Además, dice la empresaria, es necesario devolver los favores. “Como ellos me ayudaron, yo también intento ir a todos los eventos que puedo”. Las ferias y los mercados, por poner dos ejemplos, son lugares indicados para crear una red de negocio.

“Busque en Google qué ferias se celebran en su entorno y vaya a comprar algo”, explica Tallie Maughan, directora del estudio de cerámica Turning Earth. “Ir a este tipo de eventos a comprar o vender algún producto le introducirá automáticamente en la comunidad, estará rodeado de otros artistas y podrá obtener respuestas a recurrentes preguntas.

5. Necesita un plan de negocio

“Odio hacer planes de negocio”, admite Louise Walker, quien pasó largas horas elaborando estrategias comerciales para poder conseguir un préstamo. “Aunque sentarse a escribir pueda parecer aburrido, es necesario que analice a sus competidores así como alos lugares en los que va a vender o no sus productos. Ver las cosas con perspectiva es muy útil”.

“Cuando termina de redactar las 100 páginas de su plan de negocio sabe todo sobre su mercado”, dice Maughan. Este tipo de investigación le proporcionará la seguridad que necesita para trabajar. “A pesar de que mucha gente considera que los emprendedores toman muchos riegos, lo cierto es que los que logran el éxito son investigadores brillantes capaces de confiar en su propio juicio”.

6. Desarrolle sus habilidades y aprenda a organizarse

Aproveche todos los recursos que le ofrezcan. Muchos gobiernos y comunidades empresariales ofrecen cursos gratuitos de formación para emprendedores. “El gobierno me ayudó con mi plan de negocio”, dice Maughan.

“Bueno, en realidad varios asesores me lo hicieron pero yo aprendí a hacer hojas de cálculo, que son la base de mi negocio”, reconoce. Amy Phipps, por su parte, destaca la necesidad de guardar todos los recibos de forma organizada y las cuentas al día desde el principio.

“Honestamente, si no hubiese guardado todos los recibos estaría lamentándome. Fue lo que más me costó”. Phipps utiliza desde hace tiempo un asistente de contabilidad en la nube y una aplicación móvil con la que digitaliza los recibos y clasifica las transacciones. “Son una ayuda increíble”, dice.