Compartir

Aunque la versión de Justin Bieber de «Despacito» le ha valido para subir al primer número de las listas musicales a nivel internacional y seguir sumando éxitos, lo cierto es que la relación entre el cantante y la canción se aproxima al amor-odio dándole algún disgusto que otro, incluso casi un botellazo.

Twitter Oficial

En el SummerBurst Festival de Estocolmo mientras el público pedía enloquecido que Bieber cantase el hit del verano, el artista reconocía: «No puedo cantar esa canción específicamente, no sé las palabras… No puedo hacerlo» a lo que el público le respondía tirándole varios objetos al escenario.