Compartir

El cardenal George Pell, el miembro de más alto rango de la Iglesia católica en Australia, ha sido acusado por presuntos "delitos sexuales históricos" que implican "cargos múltiples y múltiples denunciantes", dijo el Comisionado Adjunto de la Policía Victoria Shane Patton en una conferencia de prensa celebrada en Melbourne el jueves.

CNN

Pell es prefecto de la Secretaría de Economía del Vaticano y en 2013, fue nombrado uno de los ocho cardenales encargados de investigar la manera de reformar la Iglesia.

Es probablemente el miembro de la Iglesia católica de más alto rango en ser acusado ​​en relación con un delito de abuso sexual en los últimos años.

El cardenal ha rechazado las acusaciones en su contra. Según la agencia Aciprensa, Pell es uno de los hombres de confianza del papa Francisco.

Pell había negado antes haber encubierto el abuso cometido por los sacerdotes cuando sirvió como arzobispo de Melbourne de 1996 a 2001. Sin embargo, reconoció que su predecesor, el arzobispo Frank Little, ya fallecido, había destruido documentos para proteger a los sacerdotes.

El cardenal sirve también como arzobispo de Sydney. Es el miembro más antiguo de la Iglesia católica en Australia.

Pell: “Soy inocente”

“Soy inocente de estos cargos, son falsos”, dijo Pell en una declaración desde Roma este jueves. “Para mí es repugnante la idea del abuso sexual”.

Pell dijo que había solicitado permiso al papa Francisco para volver a Australia y defenderse de los cargos.

“Todo el tiempo, he sido completamente consistente y claro en mi total rechazo a estas acusaciones. Los procedimientos judiciales ahora me ofrecen la oportunidad de limpiar mi nombre”, dijo Pell.

Pell se presentará en el Tribunal de Magistrados de Melbourne el 18 de julio.

La policía no ha publicado una lista detallada de los cargos y no reveló ninguna información sobre las presuntas víctimas, se limitó a decir que había “múltiples autores.” La policía negó que Pell estuviera recibiendo un tratamiento especial.

“Quiero ser perfectamente claro: el proceso y los procedimientos que se han seguido en la acusación del cardenal Pell han sido los mismos que se han aplicado en toda una gama de delitos sexuales históricos cada vez que los investigamos”, dijo Patton. “El cardenal Pell ha sido tratado igual que cualquier otra persona en esta investigación”.

¿Ramificaciones para el papa?

El anuncio es un duro golpe para la reputación de la Iglesia católica en Australia, que cómo se redujo el número de creyentes en los últimos años. Los resultados de 2016, publicados en un censo el martes mostraron que los católicos ya no constituyen la mayor afiliación religiosa en el país.

La acusación también podrían tener ramificaciones para el papa Francisco, que cuenta con el cardenal Pell entre sus principales asesores.

“No todos los días un alto funcionario del Vaticano se enfrenta a cargos criminales”, dijo a CNN el analista del Vaticano John Allen. “Nuevamente el tratamiento por parte del papa Francisco de la crisis de abusos en la Iglesia estará en entro de atención, y, francamente, creo que la mayoría de los observadores diría que es mixto”.

Cuando se le preguntó acerca de las alegaciones del año pasado, Francisco dijo que esperaría a los tribunales antes de hacer su propio juicio.

“No hay que juzgar ante los jueces de la justicia”, dijo el papa, según la radio del Vaticano.

En 2015, Francisco creó un tribunal eclesiástico para juzgar a los obispos que no protegen a los niños de sacerdotes abusadores sexuales.

Fuente: CNN