Compartir

El Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional de Ecuador advirtió hoy de un cambio en el comportamiento del volcán Reventador, que desde hace algunos meses presentaba una actividad "alta".

El IG indicó que desde la tarde del jueves ha registrado unas señales sísmicas de tremor y flujos de piroclastos (rocas candentes) que han levantado emisiones o nubes con contenido entre “pequeño y moderado” de ceniza, de hasta 2,5 kilómetros sobre el cráter.

“Si la dirección de los vientos se mantiene hay la posibilidad de una muy leve caída de ceniza al sur de la población de Cayambe”, situada a unos 60 kilómetros al noreste de Quito, señala un último informe especial difundido por el IG en su portal web.

En noviembre de 2002, una erupción del Reventador levantó una gran nube de ceniza que, por efecto de los vientos, se dirigió hasta Quito y cubrió a la capital.

El informe del IG difundido hoy señala que desde la tarde de ayer, jueves, “se observó el inicio de una actividad diferente, que ha estado caracterizada por la presencia de una señal sísmica de tremor (temblor) continuo de emisión, pero también por tremor sísmico espasmódico, compuesto por numerosas señales de explosiones pequeñas”.

Asimismo, dice que se ha registrado la “presencia de flujos piroclásticos de tamaño pequeño a moderado, que han descendido durante toda la noche y primeras horas de la mañana de hoy por el flanco nororiental del volcán”.

Esa actividad ha formado “columnas de emisión con contenido de ceniza moderado a bajo, que llegaron hasta cerca de 2,5 kilómetros de altura” y que ha tomado rumbo oeste, por efecto del viento, agrega la nota.

La actividad del volcán, que ya venía presentando desde hace algunos meses una tasa media de 50 explosiones diarias y sismos internos leves, ha generado en estas horas flujos piroclásticos que han descendido por el este del cono, que se han concentrado en el anfiteatro del coloso y en la parte superior del río El Reventador, se añade.

La cantidad de material depositado en la cabecera del río El Reventador podría ser arrastrado por las lluvias y generar lahares (avalanchas) de intensidad pequeña a moderada, advirtió el IG, que recomienda tener precaución en los alrededores de ese afluente.

“El Instituto informará sobre la evolución de este proceso”, concluye el informe del Instituto.

El Reventador es un “estrato volcán compuesto”, situado a unos 90 kilómetros al este de Quito, en una estribación del ramal oriental de la cordillera andina que se pierde con el inicio de la cuenca amazónica.

De 3.560 metros de altura, este volcán empezó su actual proceso eruptivo en 2002 y se caracteriza por generar explosiones, emisiones de gases y ceniza, flujos de lava y lahares.

Fuente: EFE