Compartir

Al menos 14 personas murieron el jueves cuando un kamikaze hizo estallar sus explosivos frente a un salón de bodas en Kabul, Afganistán, donde se estaba celebrando una reunión política.

EFE

El grupo autodenominado Estado Islámico (EI) reivindicó el ataque en un comunicado difundido por su agencia de propaganda Amaq.

El atacante intentó sin éxito entrar en el edificio y detonó su carga frente a un control de seguridad, dijo a la AFP un portavoz de la policía de la capital afgana, Abdul Basir Mujahid.

“Ocho policías y seis civiles murieron y otros 18 civiles resultaron heridos”, indicó.

El portavoz del ministerio del Interior Najib Danish anunció un balance de nueve muertos (siete policías y dos civiles).

“El kamikaze accionó su carga cuando fue detectado por la policía en la entrada”, explicó.

Los partidarios del poderoso gobernador de la provincia de Balkh (norte), Atta Mohammad Noor, estaban reunidos en la sala en el momento de la explosión. Noor estaba ausente, indicó uno de sus asistentes a la AFP.

“Estábamos saliendo del salón tras la comida cuando una gran explosión sacudió la sala, rompiendo los cristales y creando el caos y el pánico”, dijo a la AFP uno de los participantes, Harun Mutaref. “Vi muchos cuerpos, entre ellos de policías y civiles bañados en sangre”, añadió.

“Algunos de mis guardaespaldas resultaron heridos”, dijo un diputado partidario de Noor, Mohammad Farhad Azimi.

Noor es un alto responsable del partido Jamiat-e Islami y muy crítico contra el presidente Ashraf Ghani y su gobierno. En alguna ocasión ha dado a entender que podría ser candidato a las elecciones presidenciales de 2019.

Hace poco pidió la vuelta a Afganistán del vicepresidente afgano Abdul Rashid Dostum, que huyó a Turquía en mayo tras haber sido acusado de violación y de actos de tortura en 2016 contra su rival.

No es la primera vez que el grupo Jamiat es víctima de ataques y su jefe, el ministro de Relaciones Exteriores Salahuddin Rabbani, sobrevivió a un atentado con bomba durante un entierro en junio.

Fuente: El Telégrafo