Compartir

La noche del miércoles 13 de junio, el alcalde Mauricio Rodas se reunió con 13 concejales para iniciar un proceso de diálogo, llegar a acuerdos y crear una agenda legislativa en común.

El Telégrafo

En la cita, se llegó a un consenso para elaborar una agenda en la que se aborde los temas prioritarios de la ciudad. Uno de esos es la situación financiera del transporte público. “Cualquier posible análisis de la tarifa tiene que ir junto a criterios más estrictos respecto al mejoramiento de la calidad del servicio de transporte público que reciben los quiteños”, dijo Rodas.

El alcalde también habría planteado tratar un proyecto de ordenanza que ya se presentó para establecer incentivos a la incorporación de buses, taxis y vehículos particulares eléctricos, para reducir los niveles de contaminación ambiental. También se planteó que las sesiones del Concejo Metropolitano se desarrollen con respeto y con diálogos constructivos.

Habló de cómo lograr que estas sesiones sean más fluidas para cumplir con el orden del día en su totalidad. Según el burgomaestre, este proceso de diálogo y de construcción de una agenda legislativa común tiene como elemento fundamental el respeto a la democracia y a la institucionalidad municipal.

El secretario del Concejo Metropolitano de Quito elaborará un listado de los proyectos de ordenanza que están pendientes, ordenanzas incumplidas y de una agenda de fiscalización para que, en la siguiente reunión de los ediles, se decida cuáles son prioritarias.

Además, según la concejala Daniela Chacón, quien asistió al llamado al diálogo del alcalde, se solicitó que los acuerdos se cumplan: que los temas sean llevados hasta el Concejo, que sean tratados y que exista debate.

Agregó que lo que se busca es tener una agenda legislativa y de fiscalización que permita a los ediles en el Concejo Metropolitano tomar decisiones, así como fiscalizar para dar respuestas a los quiteños sobre sus preocupaciones. “El pronunciamiento político sobre su incapacidad para administrar la ciudad se mantiene”, dijo Chacón al referirse a lo solicitado por algunos concejales de que Rodas dé un paso al costado.

Agregó que esta agenda legislativa es como una agenda de transición en la que se tratan temas urgentes y se empiezan a hacer las rectificaciones para que el siguiente alcalde pueda encontrar “la casa en orden”.

Por otro lado, la concejala Ivone Von Lippke no asistió al llamado del alcalde, pues -aseguró- no había una agenda exacta de lo que se iba a tratar.

“Mientras él (alcalde) no ponga un alto a la corrupción de su administración, a la inoperancia e ineficiencia de esa administración, yo no me podría sentar con el alcalde”, dijo Von Lippke y agregó que Rodas no reconoce sus errores ni los enmienda.

Fuente: El Telégrafo