Compartir

El cantante mexicano Alejandro Fernández negó tener problemas de alcoholismo, y aseguró que no le importan los comentarios que han surgido luego de que tuviese arcadas y casi vomitase durante un concierto, luego de tomar un vaso de tequila rosa.

En declaraciones divulgadas por el diario Reforma, Fernández aseguró que “siempre sobra gente que te quiere molestar y hacer daño”, y añadió que lo que sucedió es que tomaba coñac cuando le ofrecieron la otra bebida la cual le cayó mal.