Compartir

En las filas de Alianza País en Chimborazo, Imbabura, Carchi, Esmeraldas, Tungurahua, Azuay y Santo Domingo de los Tsáchilas... la consigna se repite. Hay que limar las asperezas y apoyar el proceso de diálogo que impulsa el presidente Moreno.

El Telégrafo

En Carchi, la dirigencia provincial ha hecho una convocatoria a sus integrantes para este martes 11 de julio de 2017.

Está previsto que se reúnan en Tulcán. El tema central será la situación que vive el movimiento político. “Queremos solucionar malos entendidos, que pudieran ser aprovechados por la oposición”, comentó Diego Landázuri, director provincial.

Él adelantó que primará el espíritu de unidad. En Azuay, Carlos Marx Carrasco, quien se desempeñó como director nacional del SRI y ministro de Trabajo, hizo pública una propuesta. Que el presidente Lenín Moreno y el exmandatario Rafael Correa se reúnan para conversar y dar­se un estrechón de manos.

​ Así, el diálogo empezaría por casa y podría darse una solución a la diferencia de criterios que se han expresado.

Pero el tiempo apremia. Correa anunció que el lunes por la tarde viajará a Bélgica con su familia. Sostuvo que seguirá activo en las redes sociales.

Precisamente, los mensajes que publicó fueron los que, en un principio, despertaron críticas sobre una fractura en el oficialismo.

Correa utilizó términos como “desleal” y “mediocre”, al referirse a medidas del actual Gobierno. Moreno, en cambio, sin mencionar directamente a su antecesor, habló de un síndrome de abstinencia del poder.

Germán Flores, directivo de Alianza País en Imbabura, reconoció que hubo un malestar en las bases de la militancia por el proceso de diálogo que el Ejecutivo inició con algu­nos actores de oposición, como­ Abdalá Bucaram Pulley.

​ Sin embargo, recordó también que cuando se estructuró el actual plan de gobierno, se acordó la instalación de mesas de diálogo.

Esto, con el fin de construir y profundizar la ­Revolución Ciudadana. En el proceso participaron alrededor de 70 000 militantes.

Fuente: El Comercio