Compartir

La mancha de combustible afectó a las especies silvestres que habitan en el Estero Salado. Los trabajos de remediación ambiental no se han detenido.

El Telégrafo

Hasta este sábado 13 de octubre continuaban los trabajos de remediación ambiental por el derrame de 6,8 m3 de combustible ocurrido en la central termoeléctrica Gonzalo Cevallos, en el sector El Salitral, en el sur de Guayaquil.

En la limpieza colabora el personal técnico de Gestión Ambiental y Seguridad Industrial de la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec) y miembros de la Superintendencia del Terminal Petrolero El Salitral, PetroEcuador, Capitanía de Puerto y guardarparques.

Celec pide a Fiscalía investigar derrame de combustible que afectó el estero Salado

El percance, suscitado el pasado jueves, fue por una fuga de fuel oil de uno de los tanques de almacenamiento del comburente utilizado en la generación de energía eléctrica, informó el Ministerio de Ambiente.

Una de las primeras acciones de esta Cartera de Estado fue la movilización de la Unidad de Vida Silvestre, con la colaboración de la Unidad Policial de Medio Ambiente (UPMA), para constatar la afectación a la flora y fauna del ecosistema del sector. La Fundación Rescate Animal tuiteó sobre el avistamiento de un cocodrilo que nadaba en el combustible, mientras se realizaba la remediación ambiental.

Eliana Moline, del proyecto Sacha, aseguró que se pueden ver aves e iguanas afectadas. Además se teme que haya problemas con los depredadores que ingieran animales contaminados por el material pesado. La veterinaria dijo que preparan cuarentenas para evitar muertes por intoxicación de la fauna con los animales que atrapen, los que serán llevados a un área de la unidad médica Mansión Mascostas. El trabajo consistirá en limpiar a los animales y medicarlos por la posible ingesta de peces contaminados.

Esto se hará con el apoyo de la Fundación Rescate Animal y de los voluntarios. Francisco Rivadeneira, quien maneja un taxi informal, indicó que le gustaría ser parte del voluntariado que ayudará a la fauna del sitio tras ver a dos iguanas desorientadas y con combustible en su cuerpo. Hasta el cierre de esta edición ninguna entidad informó sobre el tiempo que tomaría la remediación ambiental en la zona.

Fuente: El Telégrafo – nota original: LINK