La Cámara Nacional de Pesquería (CNP) de Ecuador expuso, ayer, ante la Comisión de Soberanía, Relaciones Internacionales y Seguridad Integral de la Asamblea Nacional del Ecuador que una posible ampliación de la Reserva Marina de Galápagos (RMG) de 40 a 80 millas afectaría "al 60% de las capturas de atún dentro de la Zona Económica Exclusiva de Económica de Ecuador (ZEE), perjudicando directamente al sector pesquero nacional".

El Telégrafo

La ampliación se analiza en el marco de aumentar la protección que tienen las especies en el archipiélago debido a la presencia de flotas de barcos extranjeros, en su mayoría chinos, que pescan en las cercanías de Ecuador.

Bruno Leone, presidente de la CNP, expresó que el aumento de la RMG “tampoco sería una solución viable, en cuanto a la seguridad”, ya que estas flotas de barcos buscarán siempre estar al límite de las ZEE.

El sector pesquero es el único afectado, así como,el país en su ejercicio de soberanía. Además, no se podría considerar la creación de un corredor marino, deslindarse de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Convemar) o en otras instancias ceder el control de nuestra soberanía a Organizaciones No Gubernamentales (ONG)”, señaló.

Si bien la ampliación de la RMG no tendría influencia para detener o neutralizar flotas como la china, tendría la ventaja de concretar un corredor de conservación y vigilancia entre las islas Galápagos, Gorgona y Malpelo (Colombia), Coiba (Panamá) y Cocos (Costa Rica).