Ariana Grande se convirtió el domingo por la noche en el artista principal más joven en actuar en el festival Coachella, con un espectáculo que contó con invitados de alto nivel como la reunión de la banda de los años 90 NSYNC.

Instagram Oficial

El fenómeno de 25 años también invitó al escenario a la rapera Nicki Minaj y retomó clásicos del hip hop, actuando junto a Sean “Diddy” Combs y Mase en un homenaje al recientemente tiroteado Nipsey Hussle y a su exnovio Mac Miller, que se suicidó el pasado mes de septiembre.

Grande es la cuarta mujer que encabeza Coachella, un festival de moda que dura tres días y que se celebra cada año bajo el sol del desierto de California.

La posición en cabeza de cartel es un tanto a favor de Grande después de un año en el que la joven cantante ha pegado duro en la audiencia batiendo récord tras récord con dos álbumes rompedores.