Compartir

Julian Assange dice que está siendo usado como un "comodín" en las negociaciones que realiza el Ecuador con Estados Unidos y Reino Unido.

Fotografía tomada de Twitter

Las expresiones las hizo durante la audiencia de la acción de protección que la defensa de Assange planteó en contra del Estado ecuatoriano para dejar sin efecto un reglamento de actividades particulares en la Embajada de Ecuador en Londres, donde está asilado desde el 2012. La diligencia se desarrolla desde las 09:00 de este lunes, 29 de octubre del 2018.

El fundador de WikiLeaks, a través de una videoconfefencia con traducción simultánea, volvió a referirse a un presunto diálogo entre el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y el presidente Lenín Moreno, en el que supuestamente se solicitó la entrega del activista.

“No quiero meterme en política, pero vemos que el Gobierno ecuatoriano está apoyándose más en Estados Unidos y Reino Unido, con mayor influencia”, manifestó.

En ese momento, el Procurador General del Estado, Íñigo Salvador Crespo, cuestionó las aseveraciones de Assange y señaló que el Ecuador es un país soberano y negó injerencias externas. “Rechazamos esas maliciosas y perversas declaraciones, el Ecuador no actúa por presiones de otras naciones”, dijo.

Assange insistió en que desde marzo del 2018 su situación se tornó más sería, ya que indicó que le restringieron sus comunicaciones, impidiéndole trabajar como periodista y contactarse con sus hijos.

Además, dijo que su vida corre riesgo y que su grupo de trabajo ha recibido amenazas de muerte, tras la filtración de cables de la CIA y del gobierno de Estados Unidos. Incluso, manifestó que a las 04:00 de Londres desconocidos habrían intentado ingresar a la embajada de Ecuador. “Este es un asunto muy serio. Una fuente mía, que era oficial de la CIA, en Estados Unidos fue condenado a 135 años”.

En esa línea, Assange refirió que el Gobierno ecuatoriano está “filtrando material escandaloso suyo” para validar una eventual extradición a Estados Unidos. Incluso, citó una frase del presidente Lenín Moreno, que supuestamente hace referencia a que Assange no debe emitir comentarios sobre Estados Unidos o Reino Unido, si desea continuar en la embajada.

Durante la comparecencia del Procurador General del Estado, Íñigo Salvador Crespo, se anunció que el protocolo especial de visitas, comunicaciones y salud busca alcanzar una convivencia armónica de Assange en la embajada. “Se trata de un edificio público que no fue concebido para vivienda, por lo que debe existir una regulación”.

El procurador del Estado reveló incidentes que habría protagonizado Assange en la embajada desde el 2014. Cómo andar en patineta, jugar fútbol y discutir con los guardias del consulado. Agregó que el equipo de trabajo de Assange intentó colocar cámaras en la cocina y también un aparato desconocido en el balcón. Además, anunció que Assange habría manipulado el sistema de detección de escuchas.

Fuente: El Comercio – Nota original LINK