El 2016 el plano internacional estuvo severamente marcado por una serie de atentados que conmocionaron al mundo. Los últimos dos que ocurrieron esta semana marcaron la realidad mundial con sus desgarradoras imágenes.

CNN

Dos nuevos hechos violentos convulsionaron esta semana Europa. El primero, el asesinato del embajador de Rusia en Turquía, Andrei Karlov, quien murió tras ser tiroteado en Ankara,  y el segundo, el ataque perpetrado con un camión contra un mercadillo navideño en Berlín, que causó 12 muertos y 45 heridos.

La muerte de Karlov se produjo cuando pronunciaba un discurso durante la exposición de fotografía ‘Rusia a través de los ojos de los turcos’ auspiciada por su embajada. El atacante, un hombre armado vestido de traje y corbata, disparó por la espalda al diplomático y luego gritó lemas sobre la guerra civil en Siria. “¡No olviden Aleppo, no olviden Siria!”, gritó el hombre en turco en referencia a la ciudad siria donde los bombardeos rusos han contribuido a expulsar a los rebeldes de sectores que habían ocupado durante la guerra.

Horas después del hecho, el ministro del Interior de Turquía, Süleyman Soylu, informó que el asesino de Karlov, se llamaba Mevlüt Mert Altıntaş, había nacido 1994 en Söke (oeste), y llevaba dos años y medio en las fuerzas antidisturbios. Soylu agregó que tras el atentado, policías turcos habían acudido al lugar de los hechos y abatido al asesino en un tiroteo en el que tres de agentes quedaron heridos, pero no de gravedad.

Mientras tanto, en Alemania, la policía continúa la búsqueda de un tunecino en relación con el atentado del lunes en Berlín, en el que un camión mató a doce personas. Se trata de Anis A., nacido en 1992, y su nombre ha aparecido en un documento hallado en la cabina del camión, un certificado alemán por el que se permite la permanencia de un extranjero en el país pese a no haber obtenido asilo.

Según el periódico “Süddeutsche Zeitung” y las emisoras NDR y WDR, el hombre se encontraba desaparecido desde septiembre y estaba calificado como peligroso en las bases de datos de las fuerzas de seguridad. Fuentes de la investigación citadas por estos medios le atribuyen contactos con la red de un islamista detenido recientemente en Alemania, Abu Walaa.

Si el presunto terrorista de Berlín resulta ser un refugiado que buscó asilo en Alemania, “esto sería particularmente desagradable para las muchas personas que se dedican a ayudar a los refugiados y a las muchas personas que realmente necesitan nuestra protección”, afirmó la canciller alemana, Angela Merkel, quien recibe duros cuestionamientos por su política migratoria.

Esto, mientras el Estado Islámico reivindicó el atentado, según Amaq, la agencia de propaganda de la organización yihadista, quien añadió que un soldado del EI cometió la operación en Berlín en respuesta a los llamados para atacar a los ciudadanos de los países de la coalición internacional” anti Estado Islámico”.

La coalición internacional encabezada por Estados Unidos y en la cual participa Alemania, lleva a cabo bombardeos aéreos sobre las posiciones del EI en las regiones que ocupa en Irak y Siria.