La intervención de Gustavo Jalkh, titular del Consejo de la Judicatura, terminó y él decidió quedarse de pie a un costado de la sala. Julio César Trujillo, presidente del Consejo de participación Ciudadana y Control Social (Cpccs) transitorio, le pidió que se sentará junto a sus compañeros, lo amenazó con obligarlo con la ayuda de la fuerza pública y él se negó.

El Telégrafo

Tras una discusión, Jalkh, junto al resto de los vocales de la Judicatura, abandonaron el sitio y la audiencia pública terminó.

La diligencia había sido convocada por el Cpccs transitorio en medio de la evaluación al Consejo de la Judicatura. Pero no pudo terminar por el impasse. Solo Jalkh utilizó los 30 minutos para su exposición. Y justo cuando empezaba el turno de Ana Karina Peralta todo terminó. Los otros tres vocales no hablaron. “Prefiero pensar que los consejeros no leyeron el informe”. Jalkh repitió varias veces esta frase refiriéndose a los integrantes del Consejo transitorio. Lo hizo durante su intervención en la audiencia pública.

El funcionario tuvo 30 minutos este jueves, 31 de mayo del 2018, para responder a las denuncias que el informe de evaluación recogió. Según el Cpccs fueron 704 quejas ciudadanas. Pero, Jalkh aseguró que en el informe sólo se consideran 170, se analizan 29 y en los anexos se respaldan 114. Jalkh también dijo que el informe está lleno de incongruencias y faltas de ortografía. Y que no considera ningún tipo de indicador sino que hace una evaluación subjetiva. “Las personas tienen derecho, tienen dignidad. Ojalá nunca les pase a ustedes consejeros que los calumnien y dañen su buen nombre”.

Jalkh también dijo que el informe está lleno de incongruencias y faltas de ortografía. Y que no considera ningún tipo de indicador sino que hace una evaluación subjetiva. “Las personas tienen derecho, tienen dignidad. Ojalá nunca les pase a ustedes consejeros que los calumnien y dañen su buen nombre”.