Compartir

El excontralor Carlos Pólit y Ricardo Rivera, tío del vicepresidente Jorge Glas, no son los únicos grabados y filmados por José Conceição Santos Filho, exsuperintendente de Odebrecht en Ecuador.

El Comercio

EL COMERCIO accedió a las transcripciones de los audios que son parte del juicio que la Fiscalía sigue por presunta asociación ilícita en contra de Rivera y otros seis detenidos.

Para sustentar el pago de sobornos ante los fiscales brasileños y acogerse a la delación premiada, Santos grabó a dos procesados: Gustavo Massuh y José Terán N. También cayó en su trampa el exgerente de la venezolana Pdvsa en Ecuador, Alexis Arellano. El brasileño tenía dos objetivos: conseguir evidencias de los pagos en efectivo y de las transferencias a las cuentas de ‘offshores’.

En una secuencia de imágenes oscuras, por ejemplo, se ve cómo Santos recibió a Rivera en las oficinas de la constructora, en el World Trade Center, en el norte de Quito. Vestido de jeans, camisa y chaleco entabló una corta pero reveladora conversación.

Ahí se ponen de acuerdo en que el pago se realice a una cuenta del Bank of America de Tomislav Topic, accionista de Telnonet.

 También reconoce que el negocio con los inversionistas chinos no prosperó, hecho que Topic confirmó en su comparecencia y que estaba relacionado con el proyecto de cable submarino. Especifican que falta una diferencia de ocho a nueve millones.

En total la Fiscalía ha identificado USD 5,5 millones, que se habrían transferido a Glory International Industry Corp, por supuesta compra y venta de equipos industriales. Esta ‘offshore’ de Islas Marshall está relacionada con Rivera. Los otros USD 8 millones se pagaron a través de Diacelec, proveedora de Odebrecht.

Pero Marcelo Ron, abogado de Édgar Arias, dueño de esta empresa, niega que exista esta vinculación. Esto concuerda con el testimonio de Santos, al que el periódico carioca O’ Globo accedió.

En su confesión afirmó que Rivera actuó como intermediario entre él y el vicepresidente, quien al final habría recibido USD 14 millones.

En otro diálogo con el venezolano Alexis Arellano, el tema central de la conversación fue el fútbol y se menciona a Freddy Salas, exgerente técnico de la Refinería del Pacífico. En este caso, Santos insistía en saber a qué cuentas se debían realizar las transferencias e insiste en saber si estas cuentas son de Freddy.

Se nombran a Golden Engineering y Sevylor, ‘offshores’ panameñas . Para concretar tres transferencias a las cuentas de estas firmas, Santos utilizó a dos proveedores de Odebrecht.

Estos son Equitransa y Constructora Tramo, vinculados con el empresario Kepler Verduga, quien está preso.

Dentro del proceso, el personal de ambas empresas ha colaborado con las investigaciones entregando, entre otros, los documentos de los giros. Julio T., gerente de la constructora Tramo, en su versión libre y sin juramento, indicó que en algún momento le tocó hacer pagos, que pensaba eran “reembolsos o premios para funcionarios de Odebrecht”, quienes “tenían la potestad de darnos trabajos dentro de sus obras”.

Joao Paolo Amorín Rocha era el ejecutivo que le daba las instrucciones de las cuentas y el monto que debía transferir, pero no conocía quiénes eran los beneficiarios finales.

En otra reunión con Massuh, empresario procesado de Guayaquil, se indica que se envíe USD 250 000 a Popa Worldwide, empresa panameña, que a su vez es accionista de otras. Para enviar esta cantidad, en cambio, se utilizó a Equitransa y la cuenta receptora era del UBS AG de Zúrich (Suiza). En la conversación se habla de Ramiro (Carrillo), exgerente de Tr

ansporte de Petroecuador, y quien iba a ser vinculado al proceso, el pasado jueves, pero se difirió la audiencia. El exfuncionario firmó el contrato del poliducto Pascuales Cuenca, obra adjudicada a Odebrecht.

En este caso, los audios no son tan claros, pero Santos indica: “****yo pago de Ramiro y vamos a enviar ese millón ok, lo vamos a enviar cuatro veces 250 (…) y con esto quedamos más tranquilos…”.

El delator quería saber cómo Ramiro recibía la plata, lo que lleva a Massuh a contarle que una vez le hizo un deposito a un amigo en Miami, que tiene una empresa grande en Esmeraldas. Para cubrir el pago ilegal le hizo facturar una consultoría ambiental a su nombre. Con este dato, la Fiscalía supo que se trata de Vladmau, una contratista de Petroecuador.

En la conversación también se menciona a Stockwell de Curazao para enviar las transferencias. Por la asistencia penal pedida a Curazao, este Diario conoció que a la cuenta de esta compañía fue casi medio millón, desde Klienfeld Services, empresa manejada directamente por Odebrecht.

En las conversaciones con José Terán se vuelve a nombrar a Ramiro, a miembros de la Comisión Técnica y al exprocurador de la estatal petrolera. Se detallan dos ‘offshores’ abiertas por Mossack Fonseca: Alesbury y Joubert, relacionadas a Diego Cabrera, otro detenido al que se le vinculará al juicio.

Fuente: El Comercio