Compartir

La intervención guiada con los ciudadanos venezolanos que pernoctan en el albergue ubicado en las afueras de la terminal terrestre de Carcelén, en el norte de Quito, comenzó a las 06:00 de este domingo 18 de noviembre del 2018.

EFE

El objetivo -según la Secretaría de Gobernabilidad del Municipio y el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES)- es trasladarlos a lugares con mejores condiciones. En ese sentido, las autoridades se reunieron el pasado 16 de noviembre para configurar las estrategias para intervenir.

Ese día también se presentó la hoja de ruta que se utilizará hoy para la intervención guiada, así como los resultados del censo que se levantó. Como resultado se estableció que en el campamento de Carcelén hay 59 migrantes de Venezuela.

De esa cantidad -según el MIES– 17 están divididos en 4 familias. Juan Zapata, secretario de Seguridad y Gobernabilidad del Municipio, informó que la intervención será inmediata. “De las 17 personas que son parte de familias que tienen doble vulnerabilidad, tenemos el apoyo de entidades humanitarias que los van a acoger, pero eso requiere de un protocolo y un tiempo”.

Hasta que eso se ejecute, las cuatro familias serán trasladadas a los centros de tránsito temporal (CTT) de La Tola y la Y. Para el resto de venezolanos que no tienen vulnerabilidades se les habilitó espacios en el albergue San Juan de Dios, localizado en el Centro Histórico de la capital.

Durante la mañana de hoy, policías antimotines, personal del Cuerpo de Bomberos, Cruz Roja y la Secretaría de Seguridad llegaron al albergue de Carcelén para pedir a los ciudadanos venezolanos que se retiren de allí.

De otro lado, los dirigentes del campamento están reunidos en una de las carpas para analizar la decisión que van a adoptar frente a la intervención. Hasta las 10:15 de este domingo, 36 ciudadanos venezolanos salieron de forma voluntaria del campamento improvisado en el intercambiador de Carcelén.

Fuente: El Comercio – nota original: LINK