Enrique Terán, investigador y docente de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) ratificó que "todas las vacunas" contra el COVID-19 disponibles en el mercado internacional son "altamente" eficaces para prevenir la enfermedad de manera severa y la muerte. Sin embargo, recordó a la ciudadanía que los antígenos no previenen la transmisibilidad y el contagio, por lo que se deberá mantener las medidas de bioseguridad; principalmente el uso de las mascarillas.

vacunas_noticias_notimundo
Créditos: Shutterstock

En NotiMundo Al Día, el investigador y docente de la USFQ, Enrique Terán despejó algunas dudas sobre el proceso de vacunación contra el coronavirus. En primer lugar, afirmó que el riesgo de que se desarolle trombosis después de la inoculación con los antígenos de AstraZeneca, representa un 0,0006%. Es decir, es “extremadamente raro” que se presente este efecto secundario. Indicó que este medicamento “no es más peligroso” que los demás, y recomendó a la población a no dejar pasar la oportunidad de inmunizarse.

En segundo lugar, explicó que al inicio de la emergencia sanitaria, las embarazadas no eran consideradas sujetos de vacunación; sin embargo, precisó que actualmente existen estudios donde se expone que la inmunización es “beneficiosa” para estas mujeres. Aseguró que se debería garantizar su inoculación, independientemente del periodo de su gestación y edad.

Por otro lado, explicó que no existen investigaciones que recomienden “cruzar vacunas“, es decir, ponerse la primera dosis de una casa farmacéutica y la segunda de otra. Indicó que esta práctica aumenta la probabilidad de que se generen “eventos adversos secundarios” y no mejora la respuesta inmunológica frente al virus. Terán puntualizó que es necesario que la ciudadanía esté pendiente de la marca de la vacuna con la que se inmuniza y de los plazos entre dosis.

 Revive la entrevista completa AQUÍ: