En Decisiones con Jorge Ortiz analizamos la crisis carcelaria en el país. El Gobierno ha tomado medidas como la declaratoria de estado de excepción, para varios expertos son acciones “parche” que no darán una verdadera solución a las masacres registradas en los centros penitenciarios.

Decisiones con Jorge Ortiz

Bolívar Garzón, Director del SNAI explicó que después de los hechos violentos que se vivieron en la Penitenciaria del Litoral, ya tienen el control en las cárceles del país, a escala nacional y aseguró que los centros de rehabilitación “están en calma”.

En Guayaquil, 1.200 uniformados resguardan la seguridad. Según Garzón se debe pasar de la planificación a la acción. “Hay dos formas de mantener el control, la una es haciendo cumplir la Ley, socializando, no negociando; jamás negociamos como Gobierno (…) y la otra es a la fuerza” acotó. La Policía Nacional y las Fuerzas Armadas están listas en caso de una nueva intervención.

Ramiro García, abogado penalista aseguró que pronto habrá violencia extrema en las calles si no se controla las estructuras al interior de las cárceles. Para García, hay varios factores que inciden en esta crisis como la lucha por el poder entre bandas criminales. El narcotráfico es otro de los puntos y finalmente la corrupción dentro de la administración carcelaria y la Policía Nacional.

Para Lautaro Ojeda, experto en temas de seguridad, hay una carencia en la búsqueda de la causalidad de lo que pasa en las cárceles que puede recaer en la pobreza, inequidad, corrupción a todo nivel. Con esto coincidió Ramiro García, quien puntualizó que son temas que se deben tratar con urgencia a pesar de que los resultados puedan verse a futuro.

Pero, ¿las cárceles serán siempre el reflejo de una violencia social que durará generaciones? Bolívar Garzón, respondió esa inquietud y afirmó que se debe trabajar entre Estado y sociedad en la solución para estas masacres. Aclaró que lo sucedido en Guayaquil no fue un amotinamiento sino una pelea entre delincuentes.

La solución, según Garzón, puede ser reducir el hacinamiento, lo cual se podría lograr con un trabajo conjunto con el sistema judicial. “Hay, al momento, 5.000 carpetas que fueron gestionadas por el SNAI hacia los jueces de beneficios penitenciarios de (personas) que podrían salir. Pero, no se da trámite porque solamente hay 14 jueces en el país” para ejecutar estos 5.000 procesos de excarcelación, agregó.

Ramiro García criticó las decisiones judiciales y argumentó que hay un abuso de prisión preventiva. Según dijo, entre el 2009 y 2017 se multiplicó, por cuatro, el número de personas privadas de la libertad en el Ecuador.

Pero, ¿Qué papel cumplen los guías penitenciarios?

Alias “Pegaso”, representante de los agentes penitenciarios aseguró que esto no es una disputa entre cárteles internacionales sino, dijo,  que quien sobrevive de estas masacres es quien se queda con el poder. Cuestionó que el cambio en las directrices de la seguridad penitenciaria se dio durante el Gobierno de Rafael Correa y les restó control en los centros de rehabilitación social. Agregó que no se aumentó el número de guías a pesar de que se incrementó la población penitenciaria. 

El Director del SNAI confirmó que por cada guía penitenciario se custodia a 110 reos, mientras que la normativa establece que deben ser máximo 30 por cada PPL. Agregó que los guías no tienen armamento ni las herramientas necesarias para frenar los hechos violentos. Son 1.650 agentes de seguridad penitenciaria para 39.000 personas privadas de la libertad. En cada pabellón hay cerca de 700 PPL y 2 o 3 agentes penitenciarios.

Alias “Pegaso” denunció que advirtieron ante la Asamblea Nacional los sucesos violentos que se avecinaban en las cárceles y no fueron tomados en cuenta. En su testimonio argumentó que otro de los problemas es la falta de liderazgo por parte de las autotidades del Estado, es decir de gente experimentada para el control de las cárceles. Indico que en este tiempo se ha posesionado a personas con poca experiencia y esto puede ser un detonante para las masacres registrasdas en las cárceles. “La reestructura que debe hacerse es inmediata para no lamentar más muertes”, concluyó “Pegaso”, guía penitenciario.

Entre las soluciones que se analizan por parte del Gobierno es la división de la Penitenciaría en dos alas. También se buscan normativas para extraditar a los reos a su país de origen y reducir el hacinamiento.

Frente a estas soluciones, el abogado Ramiro García explicó que lamentablemente en el país se ha renunciado a la rehabilitación social y se ha enfocado en que los reos “no se maten”.

Mire el programa completo aquí: