Compartir

El universo musical de Andrés Calamaro recupera la importancia de las guitarras en el disco “Cargar la suerte”, que se publica este viernes y que, mediante un símil taurino, conmemora 40 años de carrera, 20 de ellos en solitario, influyente y a veces kamikaze.

Instagram Oficial

“Una cosa es pasarse el toro por delante y otra diferente es torear”, señaló el artista, en una escucha privada del álbum celebrada en Madrid con los medios, respecto al significado real de ese título que revela también una forma de vida.
Dos décadas después de marcar cánones musicales del rock en español, Calamaro no ceja en su empeño por superarse, algo que cree haber logrado en este disco, decimoquinto de estudio de su trayectoria personal, codirigido junto a Gustavo Borner y Germán Wiedemayer, y montado con una nómina de 11 músicos más que incluye por ejemplo a Aaron Sterling en la batería.