La mañana de este martes 21 de enero, representantes del sector se reunieron para reclamar por la inseguridad, según estadísticas, hubo más 160 casos reportados de robos de motores, equipos, armamentos y embarcaciones y camaroneras asaltadas.

Guayas y El Oro son las provincias más golpeadas por esta problemática. Imagen Referencial

Telmo Romero, presidente de Aprocam y representante de la provincia de El Oro, manifestó que ahora los delincuentes les roban y luego los extorsionan para devolverles lo sustraído. Los montos van a partir de los USD 8.000.

Los camaroneros solicitan que los delitos en contra del sector sean desagregados de las estadísticas en donde se los incluye como robo a unidades económicas en el Cuadro de Mando Integral de la Policía.

“Si estamos invisibilizados no trabajarán en estrategias específicas. Pues aunque los delitos, en su mayoría son cometidos en el mar, se planifican y terminan con la venta de lo robado en tierra“, destacó Mónica Román, presidenta de la Comisión de Seguridad de la Cámara de la Producción de Camarón de El Oro.

La inseguridad para el sector camaronero tuvo un costo de USD 60 millones en el 2019. Este valor, según José Antonio Camposano, contempla las pérdidas por el robo del camarón, balanceado, insumos, equipos, embarcaciones y sus motores.

Además la inversión para contratación de seguridad privada que incluye la compra de sistemas de vigilancia y tecnología infrarroja. El camarón es el primer producto de exportación no petrolero del país, genera 261.000 plazas de trabajo directas e indirectas y representa más de 3% del Producto Interno Bruto (PIB).

Fuente: El Telégrafo – Nota Original: LINK