El cantón azuayo Chordeleg fue declarado en emergencia este fin de semana debido a las intensas lluvias que cayeron en la zona. Un puente colapsó y aisló a pequeños barrios, pero la mayor preocupación que tiene su gente y autoridades es la falta de agua, pues un deslizamiento afectó el sistema de captación del cerro Tasqui.

Chordeleg

El origen del problema según el vicealcalde de Chordeleg, Marcelo López, se dio por el taponamiento de la parte alta del río Punguayco. El viernes ya se dio una primera tormenta que derivó en inundaciones de centro cantonal y en los sectores conocidos como El Quinche y La Unión. Pero el sábado el dique se rompió arrasando todos los puentes de madera que había en su trayecto.

Otro efecto grave de la inundación fueron las vías bloqueadas y un taxi que se quedó varado en medio del lodazal, pero sin consecuencias fatales, solo materiales de menor consideración.

Por esta situación el Comité cantonal de Operaciones Emergentes (COE), declaró en emergencia a Chordeleg. Según el primer informe del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (SNGRE), no hubo viviendas afectadas, pero advirtió que “no habrá servicio de agua por los próximos días”.

López contó que esta situación se mantendrá por lo menos durante cuatro días, pero que el servicio para los cerca de 4.000 habitantes se está supliendo con la ayuda de tanqueros del Cuerpo de Bomberos de cantones vecinos como Gualaceo, Sígsig y Cuenca, pero también con los de la Prefectura del Azuay. La dotación se realiza en diferentes barrios, pero también en los alrededores del parque central.

Aunque los trabajos de rehabilitación iniciaron en las primeras horas del domingo, López espera que el invierno no vuelva a presentarse porque las labores se demorarán más de lo planificado. En particular porque se requiere rehabilitar el sistema de captación que se realiza con construcciones de cemento que para fraguar es indispensable tener un clima seco.

Pero en el vecino cantón Gualaceo se vivieron horas de tensión y susto porque con la crecida inesperada del río Punguayco también incrementó el cauce del río Santa Bárbara. Jaime Ulloa, vicealcalde del “Jardín Azuayo”, relató que el principal problema ocurrió se dio tras el desbordamiento del río Guamincay en el sector del puente Bimbambu con el ingreso de agua a tres viviendas en donde habitaban 21 personas.

Recuerda que hace tres años hubo un problema similar pero no tan fuerte como el de este fin de semana. “Siempre estábamos atentos a los ríos Santa Bárbara y San Francisco, pero con el Guamincay no lo teníamos previsto”, afirmó.

En la mañana se desarrolló una reunión virtual del COE provincial para tomar nuevas decisiones, pero hasta el mediodía del domingo no habían resoluciones.

Por toda esta afección el alcalde de Chordeleg, Deifilio Arévalo, pidió a sus habitantes que comprendan que atender la emergencia no es fácil y que para entregar el agua en los tanqueros se hagan filas respetando el distanciamiento y utilizando la mascarilla.

Nota Original: El Universo – LINK