Los vecinos de Carapungo piden una solución a la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento de Quito porque están sin servicio de agua tres días.

Carapungo está tres días sin agua
Carapungo está tres días sin agua / Créditos: EFE

Geovanny Cevallos es presidente del Comité Promejoras. Aseguró que les suspendieron el servicio desde el fin de semana. “Han llegado tanqueros para ayudarnos, pero no es suficiente”, manifestó. Estos vehículos seguían repartiendo el líquido vital el sábado y domingo.

Este lunes por la mañana, los moradores lo cargaban en baldes, botellas, ollas y lavacaras. “Una vecina me regaló un poquito para cocinar y bañarles a mis nietos, de 4 y 7 años”, manifestó María Morillo, de 75 años.

El rector de la escuela Nahím Isaías, Marco Álvarez, señaló que los 1.800 alumnos se abastecen de la cisterna que se construyó en el establecimiento. “Ya mismo se acabarán nuestras reservas”, acotó preocupado. A las 10:00 de este luines, varios tanqueros recorrían la zona para ayudar.

Uno llegó exclusivamente a la escuela Nahím Isaías para distribuir agua y los moradores de las casas aledañas aprovecharon para abastecerse. Los dueños de los negocios también están molestos.

“Hoy, como a las 03:00 salió algo de agua y aprovechamos para recogerla y tener para cocinar y bañarnos”, expresó Martha de Prócel, quien suspendió la atención en su consultorio dental hasta que se restablezca el servicio.

Walter Rojas no ha podido preparar una cantidad suficiente de alimentos en su restaurante. Con ello, no tiene comida para atender a la cantidad de comensales que llegan y sus ventas han bajado. “Por favor, que la Epmaps nos ayude pronto”, indicó.

Ante la problemática, la Epmaps informó que desde el sábado 6 de abril del 2019 se suspendió el servicio de agua potable en algunos puntos de Calderón. Lo mismo en Carapungo. “Un deslizamiento de tierra en la zona de La Bota afectó una tubería. Al momento nuestro personal trabaja en el lugar. El servicio se restablecerá en el transcurso de la noche”, indicó la entidad.

Para solucionar los problemas, la Epmaps desplegó trabajos con técnicos y obreros durante el fin de semana. Al momento las tareas concluyeron en la quebrada de La Bota. “El difícil acceso al lugar retrasó el trabajo ininterrumpido de nuestros técnicos. Los barrios de la parte baja de Calderón ya cuentan con servicio“.

De momento -acotó la entidad- la reparación terminó de forma exitosa y la línea de distribución ya se encuentra operativa, permitiendo recuperar el suministro en el transcurso de la noche del domingo.

Fuente: El Comercio – Nota original: LINK