Compartir

Carlos Ghosn y Nissan, el fabricante japonés al que rescató del colapso, fueron acusados ​​formalmente de irregularidades financieras, profundizando una crisis que ya provocó la caída de una de las figuras más icónicas de la industria automovilística mundial.

Shutterstock

Fiscales de Tokio dijeron que acusaron a Ghosn y Nissan de informar insuficientemente sus ingresos durante un período de cinco años y están investigando denuncias de que esta situación continuó por más tiempo.

La repentina caída de Ghosn comenzó cuando fue arrestado en Tokio el mes pasado. Desde entonces, fue destituido como presidente de Nissan y de Mitsubishi Motors y reemplazado temporalmente como jefe de la firma francesa Renault.

El exdirector de Nissan, Greg Kelly, quien fue arrestado en Tokio al tiempo que Ghosn, también fue acusado formalmente el lunes, dijeron los fiscales.

Se supone que los dos hombres colaboraron para informar irregularmente sobre los ingresos de Ghosn en los documentos Nissan por unos 5.000 millones de yenes (44 millones de dólares) durante un período de cinco años que finalizó en marzo de 2015, según las autoridades. La pena máxima en Japón por presentar una declaración financiera falsa es de hasta 10 años de prisión y una multa de hasta 10 millones de yenes (89.000 dólares).

“Nissan toma esta situación muy en serio”, dijo la compañía en un comunicado. “Hacer declaraciones falsas en los informes anuales de valores perjudica enormemente la integridad de las revelaciones públicas de Nissan en los mercados de valores, y la compañía expresa su más profundo pesar”.

La firma añadió que “continuará sus esfuerzos para fortalecer su gobierno y cumplimiento, incluida la divulgación precisa de la información corporativa“.

Las acciones de Nissan cayeron casi un 3% en Tokio.

La caída de Ghosn ha generado tensiones en la alianza mundial de automóviles entre Nissan, Renault y Mitsubishi Motors.

Renault, que ha nombrado a un consejero delegado interino, pero mantuvo a Ghosn en sus cargos de consejero delegado y presidente, dijo que no se le habían proporcionado pruebas de irregularidades.

No tenemos ningún comentario específico sobre la acusación y en este momento todavía no hemos recibido ninguna evidencia relacionada con la investigación“, dijo una portavoz.

Las acciones del fabricante de automóviles francés cayeron un 1,7% en París.

Los fiscales dijeron el lunes arrestarán a Ghosn y Kelly nuevamente mientras investigan denuncias adicionales de que los dos hombres registraron menos de 4.000 millones de yenes (38 millones de dólares) entre 2015 y 2017.

Ghosn y Kelly no ha respondido públicamente a las acusaciones. La difusora ​​pública japonesa NHK informó el lunes que Ghosn niega los cargos contra él.

Ambos han estado detenidos durante tres semanas.

Al volver a arrestarlos, los fiscales podrán detenerlos para interrogarlos por más tiempo. Después de un arresto, pueden detener a un sospechoso durante 72 horas sin acusarlo de ningún delito. Pueden extender hasta 20 días con la aprobación del tribunal.

La decisión de los fiscales de procesar a Ghosn y Kelly es un mal agüero para los dos hombres. Más del 99% de las personas acusadas de un delito en Japón son condenadas, según los expertos.

Fuente: CNN en Español, aliado estratégico de FM Mundo