Compartir

El operativo se denominó Sinaloa, y reveló la presencia de un importante brazo narcodelictivo de carteles mexicanos en el país. Era una organización conformada por un colombiano y 11 mexicanos.

El Telégrafo

Todos tenían funciones específicas. Uno era el que financiaba las operaciones. Otros se encargaban de buscar cómo camuflar la droga para enviarla a Estados Unidos y un tercer grupo se ocupaba de la parte del traslado. La organización también contaba con un integrante que monitoreaba la seguridad de los cargamentos y detectaba si había fugas de información.

Todos eran comandados por una mujer, quien era la ‘coordinadora de logística’ . Datos de inteligencia policial refieren que ella fue enviada por los carteles para que constatara las operaciones. Su última entrega estaba planificada para julio. Eran 101 kilos de cocaína, pero la Policía los detuvo y decomisó el alcaloide.

Esa fue una de las últimas organizaciones de mexicanos desarticuladas a escala nacional. Pero no ha sido la única. Informes de Antinarcóticos señalan que en los últimos tres años se ha capturado a 55 mexicanos por narcotráfico. Los cargamentos que enviaban iban principalmente a Centroamérica y a EE.UU.

Las operaciones de las mafias mexicanas han sido analizadas por la Procuraduría de ese país. En su último informe, publicado hace ocho días, el organismo revela que en Ecuador existe presencia de cuatro carteles mexicanos que manejan el mercado de la droga a escala mundial.

En ese grupo están Los Zetas, la Familia Michoacana, del Golfo y Sinaloa. Según el documento, esta última mafia es la más poderosa, pese a que su líder, Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, está detenido en Estados Unidos.

Fuente: El Comercio