Compartir

El Senado español votó este viernes a favor de intervenir la autonomía de Cataluña, minutos después de que el parlamento catalán aprobara una resolución para declarar la independencia de a región de España, llevando la crisis política del país a territorio desconocido.

EFE

El Senado aprobó la activación del Artículo 155 de la Constitución, que permite al Gobierno intervenir la autonomía de Cataluña. El resultado fue de 214 votos a favor, 47 en contra y una abstención.

Previamente, los parlamentarios catalanes votaron en secreto, después de un acalorado debate, una moción “para formar la República Catalana como un estado independiente y soberano”. El resultado fue de 70 votos a favor, 10 en contra y dos abstenciones. Los partidos de la oposición abandonaron la cámara antes del voto.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, pidió “tranquilidad” tras la votación en el parlamento catalán. “El Estado Derecho restaurará la legalidad en Cataluña”, dijo en Twitter.

Las acciones en la bolsa española caían luego de la votación en Cataluña. El principal indicador, el Ibex 35, caía cerca de 2% tras la votación. El euro perdía 0,6% frente al dólar.

Rajoy delineó más temprano los planes para disolver el parlamento catalán bajo el Artículo 155 de la Constitución, nunca utilizado en el pasado, y prometió remover a los líderes electos de la región y convocar nuevas elecciones tan pronto como sea posible.

Hablando ante el Senado, Rajoy dijo que el estado de derecho había sido “pisoteado” en Cataluña y advirtió de la fractura de la sociedad. “Se deben tomar medidas excepcionales cuando no hay otra manera de volver a la normalidad”, dijo.

Esas medidas “no son contra Cataluña, sino para evitar que Cataluña se abuse de Cataluña”, dijo. “No para suspender la autonomía de Cataluña, sino para consolidarla; no para recortar derechos, sino para restaurar la legalidad. Lo que amenaza a Cataluña no es el Artículo 155, sino el comportamiento del gobierno de Cataluña”.

El duelo entre Cataluña y el gobierno español comenzó cuando se realizó en la región un referéndum independentista el 1 de octubre, en desafío a una prohibición de la corte, Madrid calificó el referéndum de ilegal, pero los líderes catalanes dijeron que los resultados eran un mandato por la independencia, llevando a España a una de sus peores crisis políticas desde la restauración de la democracia en la década de 1970.

Fuente: CNN