Compartir

La cantidad, horarios y frecuencia de ingesta de los alimentos son claves en la alimentación saludable. Estos factores, en su justa medida, pueden generar efectos positivos en la salud, así como negativos cuando se aplican de manera incorrecta.

Shutterstock