Compartir

Unos 200 voluntarios recorrieron este mes el barrio de Khatib (al norte de Singapur) en busca de basura. Algunos encontraron un par de colillas de cigarros entre los arbustos. Otros encontraron un extraño pañuelo desechable abandonado sobre una mesa.

Shutterstock

Para ser honesto, este día de limpieza parecía algo inapropiado. Todo ya estaba limpio.

Ninguno de los voluntarios regresó con grandes bolsas de basura. Y esto es de esperarse en Singapur, pues el país asiático ha tenido durante mucho tiempo una obsesión con la higiene y la limpieza.

Y este mes marca un gran hito en ese sentido: es el mes en que -50 años atrás- el primer ministro Lee Kuan Yew inició la campaña Keep Singapore Clean (Mantengamos a Singapur Limpia).

Aunque las campañas de limpieza ya eran comunes en el país para entonces, esta era diferente. Fue la primera vez que el gobierno usó multas como método de control social.

Sin lugar a dudas, Singapur es limpio. Pero no por las razones que quizás estás pensando.

Singapur

Limpio y verde
Si alguna vez caminas en la misma dirección que un camión de basura mientras recorre la calle en su trabajo diario aquí en Singapur, comprendes por qué la ciudad se limpia tan implacablemente.

El perfume del camión realmente te da una bofetada en la cara.

A diferencia de las ciudades con un clima más fresco, en los trópicos cálidos y húmedos la limpieza es una tarea urgente.

“Si tienes basura como la que ves en otros países, puede traer roedores, moscas, cucarachas. Todos son portadores de bacterias y gérmenes”, dice Edward D’Silva, presidente del Consejo de Higiene Pública.

Los mosquitos son una preocupación aún mayor. No verás malaria en Singapur pero, en un mal año, habrá decenas de miles de casos de dengue.

Cuando Lee Kuan Yew introdujo la Política Limpia y Verde tenía objetivos más elevados en mente.

Su iniciativa fue parte de un impulso mayor que incluyó cambios en las leyes de salud pública, la reubicación de vendedores ambulantes, el desarrollo de sistemas adecuados de alcantarillado y medidas de control de enfermedades.

Al mismo tiempo, la población se mudó de los kampongs (aldeas de estilo malayo con cabañas de madera) a urbanizaciones con mejor infraestructura.

“Hemos construido, hemos progresado. Ningún otro sello distintivo de éxito será más distintivo que el de alcanzar nuestra posición como la ciudad más limpia y más verde del sur de Asia”, dijo Kuan en 1968.

Una economía más fuerte
Como parte de su plan también se realizaron actividades de educación pública, conferencias a cargo de funcionarios de salud y controles al azar por parte del gobierno.

Además, desarrollaron concursos para destacar las oficinas, tiendas, fábricas, edificios gubernamentales, escuelas y vehículos públicos más limpios y sucios.

A lo largo de los años 70 y 80 hubo muchas campañas similares.

El objetivo no era solo hacer la ciudad más agradable. Una ciudad más limpia, pensaba Kuan, crearía una economía más fuerte.

“Estos estándares mantendrán la moral alta, la tasa de enfermedad baja y, por lo tanto, crearán las condiciones sociales necesarias para un mayor crecimiento económico en la industria y en el turismo. Esto contribuirá al bien público y al beneficio personal de todos “, dijo.

Y efectivamente, en todos estos aspectos Singapur ha tenido éxito. La esperanza de vida ha aumentado de 66 a 83 (que es la tercera mejor a nivel mundial).

En 1967, las llegadas de turistas fueron un poco más de 200.000 en comparación con unos 10 millones en los tres primeros trimestres de 2018.

singapur

Una cultura de multas
Las tiendas de descuentos y souvenirs en Singapur a menudo venden camisetas que dicen: “Singapur: una ciudad hermosa”, seguida de una lista de cosas por las que puede ser multado.

Con este tipo de cosas los singapurenses tienen más probabilidades de poner los ojos en blanco que reírse.

Singapur tiene la costumbre de prohibir el comportamiento indeseable de sus ciudadanos y hacer cumplir cada prohibición con sanciones económicas.

La campaña de 1968 “Mantengamos a Singapur Limpia” fue la primera en intentar moderar el comportamiento de los ciudadanos mediante multas. Desde entonces, el país ha adoptado multas con gusto.

Normalmente, las autoridades emiten decenas de miles al año por tirar basura. La multa mínima es de US$217.

Comportamiento cambiante
En Japón, Australia o Reino Unido, no existe la misma disponibilidad de mano de obra barata para realizar los trabajos de limpieza.

En Singapur, la mayoría de los limpiadores provienen de un grupo de aproximadamente un millón de trabajadores extranjeros, así como trabajadores locales de edad avanzada.

Pero a medida que la población de Singapur crece y la mano de obra se vuelve más cara, simplemente no será asequible emplear tantos limpiadores.

D’Silva dice que parte del objetivo original por un Singapur más limpio era impulsar la economía. Sin embargo, la limpieza de espacios públicos es costosa y constituye un gasto de recursos que pudiera emplearse en algo distinto, como la salud y la educación.

Según su opinión, Singapur necesita cambiar su comportamiento rápidamente: el país gasta al menos US$87millones al año en la limpieza de espacios públicos.

Lee Bee Wah es la diputada local de la ciudad de Nee Soon. Ella estaba presente el día de la limpieza en Khatib.

Fuente: BBC MUNDO – nota original: LINK