Compartir

Tener una melena larga requiere de muchos cuidados si nuestro interés es que se vea sano y brilloso. Las vitaminas llegan hasta la mitad del cabello y depende de nosotros proteger las puntas.

Shutterstock

Un cabello largo bien cuidado, sedoso y radiante es, sin duda, una de las mejores armas de una mujer para verse más atractiva y femenina. Además, tener una melena extra larga te permite lucir infinidad de peinados y estilos, adaptándote a las nuevas tendencias. Pero como todo, el cabello largo también tiene sus desventajas. Necesita de muchos mimos y cuidados para estar sano y fuerte, pues son más frecuentes los problemas de rotura capilar y puntas abiertas. Te traemos unos sencillos consejos para cuidarlo y mantenerlo lleno de vida.

1.    Forma de lavado

El lavado del cabello es el primer aspecto clave en el que debemos reparar si deseamos lucir una melena bonita y resplandeciente.

Las melenas extra largas necesitan de un champú y un acondicionador de muy buena calidad y, por supuesto, adaptados a cada tipo de cabello para mantenerlo siempre fuerte y sedoso.

Utiliza una vez por semana una mascarilla nutritiva y aplícala de manera uniforme por toda la melena. Con ello, evitarás que el pelo esté quebradizo y se rompa.

Los expertos no recomiendan lavar el cabello largo todos los días, ya que este genera su propia grasa y al quitarla haremos que el pelo empiece a verse más apagado. En caso de que tengas el cabello muy graso, puedes probar un champú en seco los días que no lo laves.

Uno de los retos que presenta el pelo largo es que no requiere de los mismos cuidados en las puntas que en las raíces. Al mismo tiempo que las puntas necesitan una cantidad importante de acondicionador para que no se abran, las raíces pueden quedar apelmazadas si nos sobrepasamos aplicando los productos.

Para lavar el pelo correctamente, empieza desde la raíz hasta las puntas y masajea el cuero cabelludo con la yema de los dedos de forma suave.

2.    Cepillado

Una vez hayas lavado tu cabello, no lo frotes bruscamente con una toalla. Solo tienes que deslizarla con suavidad hasta las puntas para absorber toda la humedad. El cabello largo tiene más tendencia a crear nudos, por lo que es aconsejable aplicar una loción desenredante antes de empezar a cepillarlo.

Para desenredarlo, utiliza un peine de púas anchas que no sea de plástico, y para evitar su rotura, divide la melena en mechones y ve peinándolos por separado.

3. Nutrición

Los años de antigüedad de las puntas en los cabellos largos hacen que en este tipo de melenas sea estrictamente necesario un extra de nutrición. Además de la mascarilla nutritiva que hemos señalado anteriormente, también podemos recurrir a algunos remedios naturales excelentes para cuidar el pelo largo y mantenerlo bien hidratado. Para densificar y mejorar cada fibra capilar, puedes probar un tratamiento a base aceite de almendras o aguacate. Consulta el artículo Remedios caseros para el cabello dañado y descubre estas alternativas y muchas más.

4. Secado

Igual que sucede en medias melenas o melenas cortas, lo mejor es dejar secar el pelo al natural. Sin embargo, esto no siempre podemos llevarlo a cabo cuando tenemos el pelo muy largo, por lo que si necesitas recurrir al secador es importante que lo uses correctamente. Para no dañar la estructura capilar, primero aplica un protector térmico y luego sitúa el secador a una distancia prudencial de 30 cm para empezar a secarlo. Es importante que realices el secado con una temperatura templada en todo momento. Para más detalles, visita el artículo Cómo secar el pelo sin dañarlo.

5. Combatir las puntas abiertas

Entre los problemas más comunes de las melenas largas, encontramos las puntas abiertas y frágiles. Para combatirlas y hacer que el cabello crezca más saludable, es imprescindible cortarlas de forma regular, entre una vez al mes o cada dos meses. Asimismo, no dudes en cuidar el cabello aplicando de vez en cuando un tratamiento específico o alguna mascarilla casera especial para puntas abiertas.