Compartir

Las cirugías no son del todo necesarias, dado que actualmente hay diversos tratamientos para moldear el cuerpo sin necesidad de llegar al bisturí. La demanda de estos tratamientos ambulatorios ha ido en aumento.

Shutterstock

Verse y sentirse bien desde hace tiempo es una prioridad tanto para hombres como para mujeres. En esta tarea, la alimentación y el hacer ejercicio tienen un rol fundamental, sin embargo, hay quienes les gusta tener una ayuda extra.

Si bien varias personas recurrían a las cirugías plásticas, estas intervenciones no son del todo necesarias, dado que actualmente hay diversos tratamientos para moldear el cuerpo sin necesidad de llegar al bisturí.

Así lo explica Maritza Vélez, directora estética de Lemaro Spa, quien revela que la demanda de estos tratamientos ambulatorios, es decir, que no requieren hospitalización, muestra un claro avance en la última década.

Para saber cuál es el mejor método que requiere cada persona, es necesario realizar una evaluación personalizada donde se definen las zonas a tratar; las patologías, es decir, si hay obesidad, celulitis u otros padecimientos, y el procedimiento más adecuado considerando los antecedentes del paciente, sus hábitos de vida, las expectativas de resultados y los tiempos requeridos.

Estos procedimientos, en general, cuentan con pocas contraindicaciones absolutas entre las que se encuentran el embarazo, el período de lactancia, las enfermedades asociadas al frío, los pacientes con marcapaso, con enfermedades autoinmunes o cáncer con tratamiento en curso.

Los principales beneficios de la lipoescultura sin cirugía y de la reducción de grasa localizada es la disminución de los riesgos que presenta entrar a un pabellón, se minimiza el tiempo de recuperación y el paciente retorna a su rutina habitual luego del procedimiento sin interrumpir sus actividades por largos períodos como sucede en la liposucción quirúrgica.

Otro, no menor, es el costo del procedimiento que suele ser más económico que una cirugía convencional.

En concreto, uno de los elementos a favor de estos procedimientos es la reducción de entre 20 y 40% del tejido adiposo (a veces más), el aumento del tono de la piel con mayor tensión y disminución de la flacidez, alisamiento de la piel, atenuación de la celulitis y remodelación del contorno corporal.