Compartir

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador decidió hoy realizar un nuevo recuento de 1.275.450 votos de las elecciones del 2 de abril, tal como solicitaron ayer las formaciones políticas de oposición Creando Oportunidades (CREO, centroderecha) y la oficialista Alianza Pais (AP, izquierda).

El Telégrafo

La decisión, que implica la revisión de 3.865 actas de votación, responde, según el CNE, a las peticiones de ambas formaciones tras el escrutinio de los comicios, que otorga el triunfo en las urnas al candidato de AP, Lenín Moreno, con el 51,15 % de los votos, mientras que el aspirante opositor, Guillermo Lasso, obtiene el 48,85 %.

En una resolución adoptada esta noche el órgano rector de las elecciones indicó que el nuevo cómputo de los sufragios se llevará a cabo el 18 de abril en el Colseo Rumiñahui, en Quito.

El CNE indicó que con esta decisión acogió en su integridad las peticiones presentadas por ambas organizaciones políticas y precisó que AP formuló objeciones debidamente documentadas a 536 actas, mientras que CREO lo hizo a 3.442.

De esa cantidad 113 actas fueron presentadas por las dos formaciones, por lo que el total de actas que serán revisadas asciende a 3.865.

La decisión se tomó “en aras de la transparencia y por la tranquilidad del país”, señaló el presidente del CNE, Juan Pablo Pozo, en un comunicado.

Lo que no aceptó la institución electoral fue la exigencia de Lasso de que el recuento se haga sobre la totalidad de los votos. El candidato opositor considera que las elecciones han sido fraudulentas y que él es el verdadero ganador, por lo que reclama el nuevo escrutinio del 100 % de los votos.

Antes de que se conociera la resolución adoptada por el CNE, Lasso, ante lo que llamó “rumores” de un recuento parcial, advirtió en Twitter de que su formación no aceptaría ninguna decisión que no fuera la del recuento de todos los votos.

“No avalaremos con nuestra presencia ninguna apertura parcial de urnas en ninguna provincia del país. No dejaremos que se burlen así de la ciudadanía”, tuiteó.

Pozo, en su comunicado, aseguró que el CNE no tiene “nada que esconder” y por eso ha decidido el nuevo recuento, pero precisó que un nuevo cómputo de todas las juntas receptoras del voto (mesas electorales) no tiene sustento jurídico.

El nuevo recuento solo puede darse en el caso de las actas que tengan inconsistencias, señaló.