Compartir

El Gremio venció, con gol del ecuatoriano Miller Bolaños, este martes 3-2 al Deportes Iquique chileno en el partido disputado en su estadio de Porto Alegre por la segunda fecha del Grupo 8 de la Copa Libertadores 2017, donde ahora es líder en solitario hasta que Guaraní y Zamora se enfrenten el miércoles.

Agencia Andes

La noche, sin embargo, estuvo a punto de torcerse para los brasileños, que habían disputado una plácida primera parte en la que a la media hora ya ganaban 3-0.

Como si fuera una continuación de la goleada de este fin de semana contra el modesto Vereanópolis (al que endosó un 5-0 para clasificarse a las semifinales del torneo Gaúcho), el ‘tricolor’ fue una aplanadora en la primera mitad.

Con el Gremio hambriento, el primer bocado fue para Luan, que solo dejó pasar un cuarto de hora antes de abrir el marcador. Fue entonces cuando recibió un pase de Bolaños al borde del área y lo convirtió en un lanzamiento con efecto globo que desarmó a Brayan Cortés.

Parecía entonces que ya no habría vuelta atrás para unos chilenos que a cada minuto iban haciéndose más pequeños sacudidos por un Gremio con ganas de más. Tampoco había tenido suficiente el joven Luan (oro en con la selección olímpica en los Juegos de Rio), que ocho minutos después convirtió el segundo.

La desesperación se apoderó de los visitantes y Enzo Guerrero se pasó de fuerza para frenar a Rocha y, a la media hora, el juez uruguayo pitó penal a favor del Gremio. Se abría la oportunidad para el ecuatoriano Miller Bolaños (foto) de participar en la fiesta y no falló: 3-0.

Satisfecho por un primer tiempo sin fisuras, el ‘tricolor’ se fue al descanso ya viéndose en octavos, aunque apenas se estuviera disputando la segunda fecha del torneo. La confianza, no obstante, se paga cara en la Libertadores, donde todos los equipos llegan con algo que demostrar.

Modestos, sí, pero también líderes del campeonato chileno, los jugadores del Iquique regresaron decididos a no bajar la cabeza, y fue precisamente un testarazo de Rafael Caroca el que cortó la respiración a Porto Alegre.

Pero todavía no habían terminado las sorpresas. Con los brasileños aún incrédulos ante la inesperada resurrección de sus hasta entonces mansos invitados, Dávila apareció como un rayo en el flanco derecho de Grohe para poner el 2-3 siete minutos después.

Tomado el aviso, los locales evitaron la catástrofe y cerraron la velada como líderes del Grupo 8 con seis puntos, al sumar el triunfo al que lograron en su visita al Zamora venezolano en la primera fecha. Segundos con tres, les sigue ahora el Guaraní, que aún tiene un partido menos.