Las relaciones diplomáticas entre Malasia y Corea del Norte son cada vez más tensas a raíz del asesinato de Kim Jong-nam, el medio hermano del líder norcoreano.

Corea del Norte prohibió este martes a ciudadanos malasios salir del país. Según una fuente del gobierno malasio, 11 de sus connacionales están en Corea del Norte, entre ellos cuatro trabajadores de su embajada y sus familias y dos miembros de Naciones Unidas.

“El Departamento de Protocolo del Ministerio de Exteriores la RPDC informó el martes a la Embajada de Malasia de su decisión temporal de prohibir la salida de ciudadanos malasios en la RPDC hasta que la seguridad de diplomáticos y ciudadanos de la RPDC en Malasia esté plenamente garantizada a través del acuerdo justo del caso ocurrido en Malasia”, informó la agencia estatal estatal de noticias norcoreana.

“En este período, los diplomáticos y ciudadanos de Malasia pueden trabajar y vivir normalmente bajo las mismas condiciones y circunstancias que antes”.

Malasia acusó a Corea del Norte de retener a sus once ciudadanos como “rehenes”.

“Este acto aberrante, reteniendo efectivamente a nuestros ciudadanos como rehenes, está ignorando completamente el derecho internacional y las normas diplomáticas”, dijo el primer ministro de Malasia, Najib Razak, en un comunicado.

En respuesta, Malasia anunció que tampoco permitirá salir a ciudadanos norcoreanos del país. Ambas naciones ya han expulsado a sus respectivos embajadores.