Compartir

Un promedio de 200 nicaragüenses por día están solicitando asilo en la vecina Costa Rica, abrumando a las autoridades de inmigración, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

CNN en Español

En los últimos meses, el número de solicitudes de asilo ha aumentado exponencialmente mientras Nicaragua entra a su cuarto mes consecutivo de agitación política debido a las protestas antigubernamentales.

Casi 8.000 solicitudes de asilo de nicaragüenses se han registrado en Costa Rica desde abril y unas 15.000 más recibieron citas para su posterior registro, reportó ACNUR.

La ONU estima que en Costa Rica viven entre 100.000 y 150.000 familias nicaragüenses que están recibiendo a los recién llegados que huyen de la violencia. Estas familias les brindan “una red de seguridad inicial a sus amigos, parientes y coterráneos”, dice ACNUR.

“ACNUR agradece los esfuerzos de las autoridades de costa Rica para mantener sus fronteras abiertas a los nicaragüenses en necesidad de protección internacional, en línea con su larga tradición de solidaridad”, dijo el portavoz de la agencia, William Spindler, en una conferencia de prensa en Ginebra este martes.

“Al mismo tiempo, ACNUR hace un llamado a la comunidad internacional para que brinde apoyo a Costa Rica y a otros países que acogen a refugiados y solicitantes de asilo nicaragüenses”, agregó.

La ONU planea “fortalecer su presencia” en toda la frontera norte de Costa Rica y proporcionar apoyo para que las autoridades migratorias puedan aumentar su capacidad de procesamiento a al menos 500 solicitudes diarias.

Unas 300 personas han muerto desde el inicio de las protestas antigubernamentales en abril, según centros de derechos humanos de Nicaragua. El gobierno dice que la cifra de muertos es de 195.

La agitación política en ese país centroamericano empezó cuando el gobierno anunció cambios controversiales al sistema de seguridad social, iniciando las protestas más grandes que ha visto Nicaragua desde el final de la guerra civil en 1990.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, describió las protestas mortales en su país como “terrorismo” y ha rechazado los llamados a dimitir para calmar los enfrentamientos.

Fuente: CNN en Español