La Asamblea Nacional gastó en una campaña de publicidad institucional, que duró 36 días, un monto de $ 299.157,19, incluido el impuesto al valor agregado (IVA), para crear, producir, elaborar piezas comunicacionales y difundirlas en los medios masivos sobre el trabajo desarrollado en la administración de Elizabeth Cabezas.

Asamblea Nacional

l contrato se suscribió el 23 de noviembre pasado y se adjudicó a la compañía Mediterráneo Comunicación representada por Jorge Encinas Oñate, y contiene tres fases: producción de materiales e insumos comunicacionales; difusión de campaña institucional en medios; y, difusión de rendición de cuentas en medios.

El plan incluía pautas en radio y televisión locales y nacionales; así como la colocación de al menos una valla en QuitoGuayaquilLojaCuenca y Portoviejo; y publicidad en diez buses de Quito, Guayaquil, CuencaMantaAmbatoBabahoyo, Loja y Riobamba.

Según la presidenta de la Asamblea, Elizabeth Cabezas, se trató de una campaña, “no de la Asamblea Nacional sino de socialización de las leyes”. Y se comprometió a presentar, en los próximos días, el resumen del presupuesto y los ahorros que la Asamblea ha realizado, y que en función de eso tener una valoración global de cómo han manejado los recursos.

Carolina Jaramillo, de la Secretaría de Comunicación de la Asamblea, explica que en esa dependencia del Legislativo que funciona con 91 personas, no era posible desarrollar esas piezas comunicacionales, porque tiene un enfoque de comunicación más periodístico.

Para una campaña como la contratada, añade, se necesitaba desde la tecnología de cine digital que es compatible con las plataformas de los medios nacionales hasta actores profesionales, lo que no existe en la Secretaría de Comunicación.

Los medios que tiene la Asamblea como la radio y la televisión, según Jaramillo, no son suficientes para informar sobre el contenido de las leyes aprobadas, porque hay una diferencia entre la capacidad y el alcance que tienen esos medios; de ahí la necesidad de ‘apoyarse’ en televisión a nivel nacional y los medios locales.

El fin era explicarle al ciudadano para qué le sirven las leyes aprobadas. De 19 cuerpos legales, aprobados entre marzo y diciembre, la campaña priorizó seis: Ley de eficiencia de trámites; la derogación de la Ley de Plusvalía; la Ley Amazónica; una reforma a la Ley de Seguridad Social; Ley de Fomento Productivo; y las reformas a la Ley de Educación Superior.

Fuente: El Universo – Nota Original: LINK