Hay miedo entre los moradores que viven en las escalinatas de las calles Valparaíso y Antonio Elizalde de La Ciudadela Argentina, del barrio La Tola, en el Centro Histórico de Quito. Los vecinos comentan con preocupación sobre el crimen perpetrado contra un ciudadano ruso, a las 20:40 del pasado lunes 4 de febrero del 2019.

El Telégrafo/ Foto referencial

Hoy, miércoles 6 de febrero, motocicletas del Grupo de Operaciones Motorizadas de la Policía Nacional (GOM) se ubicaron en la zona para brindar seguridad. Los vecinos dicen que allí se registran robos y asaltos violentos casi a diario.

“En las casas escuchamos cómo las víctimas piden ayuda”, cuenta una mujer. Añade que los estudiantes de un colegio aledaño son asaltados. Cuando no permiten que les arrebaten sus pertenencias, los delincuentes les pican con los cuchillos para amedrentarlos.

Las manchas de sangre de la víctima todavía son visibles en las gradas y la calzada. Los vecinos contaron que el turista extranjero fue atacado en las escalinatas, huyó tras ser agredido con un cuchillo y se desplomó en la acera de adoquines junto a una reja de la alcantarilla, en plena esquina.

Al parecer, los desconocidos trataron de robarle sus pertenencias y él no lo permitió. El ciudadano ruso estaba acompañado de una chica, quien gritaba desesperadamente tras la muerte. Otros vecinos aseguran, además, que allí venden droga, lo cual hace peligroso al barrio. En horas de la noche, las escalinatas de la Antonio Elizalde son muy peligrosas para los peatones.

El capitán Luis Ruiz es comandante del Circuito Itchimbía. Asegura que cuatro sospechosos fueron apresados tras la muerte del turista ruso. Los responsables están bajo las investigaciones de la Dirección Nacional de Muertes Violentas y Desapariciones (Dinased).

También se realizarán reuniones con los vecinos para socializar las medidas de seguridad que se implementan en la zona. Los patrullajes a pie se incrementarán en la zona, señaló el oficial.

Fuente: El Comercio- Nota original: LINK