La Habana repatriará, "por razones de seguridad", a 725 médicos, y exigió la liberación de varios sindicados de financiar protestas. Los médicos cubanos tuvieron que salir de Brasil, luego de Ecuador y ahora de Bolivia.

Evo Morales al poder se convirtió en uno de los principales aliados de Cuba en la región. Créditos: EFE

“El Ministerio de Relaciones Exteriores rechaza las falsas acusaciones de que estos compañeros alientan o financian protestas, que se basan en mentiras deliberadas sin fundamento alguno”, señala un comunicado difundido por la cancillería de la isla en el que se pide garantizar la integridad física de los profesionales cubanos.

En Bolivia, que con la llegada de Evo Morales al poder se convirtió en uno de los principales aliados de Cuba en la región, estaban destinados algo más de 700 cubanos, en su mayoría prestando servicios médicos pero también en otros sectores. Los cuatro detenidos son miembros de la Brigada Médica destinada en El Alto, una ciudad vecina a La Paz, y según La Habana fueron detenidos por la policía cuando regresaban a su residencia tras extraer del banco el dinero “para pagar servicios básicos y alquileres de los 107 miembros de la Brigada Médica en esa región”.

“La detención se produjo bajo la calumniosa presunción de que el dinero se dedicaba a financiar protestas. Los representantes de la policía y del Ministerio Público visitaron las sedes de la Brigada Médica en El Alto y La Paz y corroboraron, a partir de documentos, nóminas y datos bancarios, que la cifra de dinero coincidía con la cantidad extraída regularmente todos los meses”, refiere la nota.

La exportación de servicios profesionales -fundamentalmente médicos y maestros- es la principal fuente de ingresos de Cuba, que el año pasado desplegaba más de 50.000 médicos en 67 países y que lleva unos meses sumida en una grave crisis económica por falta de divisas.

La cooperación médica internacional es uno de los pilares de la política exterior de Cuba, que desde 1963 -con la primera misión enviada a Argelia- ha involucrado a unos 407.000 profesionales, técnicos y personal sanitario en 164 naciones, según datos oficiales.

Fuente: El Telégrafo – Nota Original: LINK