Compartir

Gina Benavides, defensora del Pueblo encargada, manifestó que vincular la presencia de personas de otras nacionalidades con el incremento de la inseguridad “resulta a todas luces discriminatorio y xenófobo”.

El Telégrafo

Según la Defensora, se violentaría el artículo 11 numeral 2 de la Constitución de la República que establece como principio fundamental la igualdad y proscribe la discriminación, en particular. Estas declaraciones constan en una carta publicada este lunes 14 de mayo del 2018, en la página web del ente.

Sus afirmaciones se dan tras la intervención de la asambleísta de Creo, Ana Galarza, quien el pasado 8 de mayo pidió un minuto de silencio en honor al taxista Manuel Alarcón, asesinado el 3 de marzo en Ambato (Tungurahua). En esa sesión presentó un cambio del orden del día para hablar sobre la “actual crisis migratoria”, según se leyó desde la Secretaría.

En su discurso, Galarza señaló la necesidad de que los extranjeros que ingresen al país, cumplan con las leyes ecuatorianas. “Han transcurrido varios días desde que se dio el lamentable hecho y no se sabe a ciencia cierta de qué nacionalidad (es el asesino)”, dijo.

Por eso pidió que desde la Asamblea se puedan mejorar las medidas de seguridad y, además, solicitar a las autoridades competentes que mejoren los controles para asegurar que los extranjeros cumplan con la Ley. El cambio del orden del día fue aceptado, pero todavía no se ha fijado una fecha para tratar la resolución. Benavides también lamentó lo sucedido la noche del 10 de mayo, en Quito.

Entonces hubo un operativo realizado por la Policía de Migración “que tuvo como consecuencia la privación de libertad temporal de aproximadamente 180 personas de otro origen nacional”, señaló.

Los policías revisaron la documentación de 180 personas. “Se las trasladó libre y voluntariamente hasta nuestra base en la Robles y Tamayo. En esos momentos, los secretarios y Policía de Migración verificaron el estatus migratorio dentro del sistema informático que manejan”, aseguró Marco Terán, jefe del operativo que se realizó en la Plaza Foch.

Fuente: El Comercio