Compartir

La oposición demócrata ganó el martes 6 de noviembre del 2018 el control parcial de la Cámara Baja (Congreso de Estados Unidos), un revés para el presidente Donald Trump en unas elecciones de mitad de mandato cruciales para su futuro político y en las que se registró una alta participación.

EFE

El partido del expresidente Barack Obama obtuvo la mayoría en la Cámara de Representantes, que no tenía desde 2010, mientras los republicanos de Trump mantuvieron su predominio en el Senado (Cámara Alta), según proyecciones de las cadenas Fox y NBC.

Trump, que estaba viendo los resultados desde la Casa Blanca, donde pasó el día recluido con amigos y familiares, destacó en Twitter el “ tremendo éxito ” de los comicios, considerados un referendo sobre su gestión. Pero aunque la “ola azul” anti-Trump no se concretó, la pérdida de su dominio de ambas cámaras, del que gozaba tras su sorpresivo triunfo hace dos años, complica sus perspectivas.

Con este triunfo, los demócratas podrán no solo bloquear iniciativas del mandatario sino también investigar sus finanzas y ahondar en la presunta colusión entre su equipo de campaña y Rusia en 2016, aumentando la posibilidad de que se inicie un proceso de destitución en su contra.

Nancy Pelosi, la actual líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, que probablemente vuelva a presidirla, anunció la “restauración de los poderes y contrapoderes constitucionales”, pero prometió trabajar con los republicanos.

“Un Congreso demócrata va a trabajar en soluciones que nos unan, porque todos hemos tenido suficientes divisiones”, dijo.

Las proyecciones se basaron en resultados parciales ya que el conteo de votos continuaba en todo el país hasta el cierre de las últimas mesas electorales en Alaska y Hawái, previsto para las 01:00 del martes (06:00 GMT).

En los comicios del martes y se renovaba la Cámara de Representantes al completo, con 435 bancas, y 35 de los 100 asientos en el Senado, además de 36 gobernaciones.

Fuente: El Comercio/ AFP- Nota original – LINK