Después de una denuncia realizada en Facebook por un joven que habría sido amenazado y atacado por un presunto grupo delictivo, la Fundación Pakta pidió a las entidades de control del Estado investigar estos crímenes de odio.

agresión-lgbti
Javier había amanecido con la palabra 'Gay' impresa en su cuerpo. Imagen referencial / Shutterstock

La Fundación Pakta hizo un llamado urgente a la Policía Nacional, a la Fiscalía General del Estado y a la Defensoría del Pueblo, la tarde de este viernes 19 de julio. Según una publicación en Facebook, titulada ‘Alerta’, difundida en la página oficial de la fundación que defiende derechos de las personas LGBTI, una banda delictiva estaría agrediendo a personas de este colectivo.

En el post de Facebook, compartido por abogados de Pakta, se lee la denuncia de un hombre llamado Javier. Él cuenta que el miércoles 17 de julio, un amigo salió a tomar unas cervezas en Salinas. Indica que llegando a su casa y al bajar del taxi perdió el conocimiento.

Entonces, amaneció con la cabeza rota y marcas de quemaduras en el cuerpo con la palabra ‘GAY’, que le habían hecho con un fierro hirviendo. Según el relato, ese habría sido el desenlace de una serie de amenazas realizadas a través del teléfono, con mensajes de texto y correos electrónicos.

Según quien escribe, no solo su amigo, sino también él, habría recibido las amenazas. “Yo personalmente fui a la Fiscalía y simplemente me dijeron que no podían hacer nada hasta que no ocurra algo más. Realmente no puedo creer que no se investiguen este tipo de hechos”, indica.

El denunciante presentó fotografías del hombre supuestamente agredido, así como la imagen de un correo electrónico, en el que se lee: “No más gays“. En el texto se señala “estamos organizados, sabemos donde encontrarte. ¿Pensaste que cambiando de fecha podrías librarte del castigo divino? Te estamos vigilando y empezaremos a gestionar acciones para infligir el castigo a todos los homosexuales que no cambien su comportamiento…”.

La Fundación Pakta pide que el Ministerio del Interior, la Policía Nacional y la Fiscalía General del Estado comiencen a investigar este caso, de oficio. Podría ser, indicaron, tratado como delito de odio o incluso tortura.

Fuente: El Comercio – Nota Original: LINK