Aun cuando los casos de corrupción se acumulan en el sistema de Salud Pública, la ministra, Catalina Andramuño, no ha respondido al respecto; por lo que, ciudadanos y políticos, como Mae Montaño, la han llamado "la Ministra del Silencio".

catalina-andramuño
Catlina Andramuño, ministra de Salud, visita hospitales para comprobar el abastecimiento de medicamentos. Crédito: Twitter Salud Ecuador

A mediados de 2019, una investigación periodística denunció fallas en las pruebas rápidas de VIH y otras falencias en medicamentos, dentro del sistema de Salud Pública. Este caso terminó en la censura de la exministra de Salud, Verónica Espinosa, por parte de la Asamblea Nacional.

Sin embargo, cinco meses después de este proceso, ciudadanos y actores políticos han denunciado que la Fiscalía y Contraloría no han establecido todavía responsabilidades penales ni administrativas sobre la adquisición de medicamentos y tests en mal estado.

Mira el reportaje aquí:

Mae Montaño, asambleísta independiente, aseguró que los problemas del sistema de Salud Pública no terminaron con la censura de Espinosa; pues, de hecho, todavía existe “una red de corrupción de altos funcionarios, empresarios y organismos internacionales“, que manejarían al Ministerio de Salud Pública (MSP) y no permiten el tratamiento de las denuncias .

Incluso, expuso Montaño, uno de los testigos de estos casos de corrupción, David Salomón, exdirector de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), fue separado de esta institución “como venganza y persecución” por sus denuncias.

Por su parte, Salomón, explicó que, aun cuando desde su llamado a rendir versión en la Fiscalía se convirtió en un testigo protegido, fue cesado de sus funciones por haberse negado a liberar un lote de vacunas contra la influenza, que no cumplían con los requisitos necesarios.

“A través de un mensaje de WhatsApp , el Director Ejecutivo me dijo que libere sí o sí un lote de vacunas para la influenza, que no contaban con los sustentos respectivos para proceder“, afirmó.

Para la asambleísta Montaño, este caso es uno de los tres puntos “más dolorosos” que ocurren dentro del MSP; seguido por las demandas de pacientes con enfermedades catastróficas que no reciben sus medicamentos y “que los centros hospitalarios están repartidos a ciertos políticos, como partes de un pastel”.

La respuesta del Gobierno

En una entrevista para la revista Nuestro Mundo Air Magazine, el vicepresidente de la República, Otto Sonnenholzner, reconoció que el Gobierno sabe sobre las denuncias de corrupción en el sistema de Salud Pública; específicamente, sobre la ineficiencia del sistema de compra de medicamentos.

Asimismo, el presidente del Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), Paúl Granda, admitió que existen casos graves de desabastecimiento de medicamentos, en hospitales como el Teodoro Maldonado Carbo de Guayaquil. Además, al igual que Sonnenholzner, atribuyó esta problemática a la corrupción del sistema de compra de insumos médicos.

Sin embargo, aun cuando las denuncias de corrupción, ineficiencia y desabastecimiento se acumulan en este sistema, la ministra de Salud, Catalina Andramuño, no se ha pronunciado al respecto. De hecho, según la asambleísta, Mae Montaño, “Andramuño es la Ministra del Silencio, porque ni se la ve, ni se la escucha. No acudió al llamado de la Asamblea y, ni siquiera, justificó su inasistencia“.