El exsecretario de obras públicas del kirchnerismo en Argentina, José López, fue detenido por la portación de un arma de guerra cuando arrojaba bolsas con unos 8 millones de dólares al terreno de un monasterio de las afueras de Buenos Aires.

FOTO: CAPTURA CNN

López, un estrecho colaborador del exministro de planificación Julio de Vido, fue detenido en la madrugada del martes mientras arrojaba bolsos con unos ocho millones de dólares al terreno de un monasterio de la localidad de General Rodríguez, a unos 55 kilómetros al oeste de Buenos Aires.

 López, exsecretario de Obras Públicas y actual diputado del Parlasur, no fue detenido por este motivo, sino por la portación de un arma de guerra, ya que la policía lo encontró con un fusil calibre 22.

Según consigna la agencia oficial Télam, que cita a fuente policiales y judiciales, la aprehensión de López se dio luego de que un vecino del monasterio avisara a la policía que una persona se encontraba arrojando bolsos hacia el interior del predio.

Al momento de su detención, la policía local incautó cuatro bolsos con fajos de dinero, junto con el fusil que motivó la detención.

Junto a De Vido, López tuvo a su cargo el manejo del reparto de las obras públicas durante los gobiernos de Néstor Kirner y Cristina Fernández entre 2003 y 2015, y el año pasado fue electo diputado del parlamento del Mercosur por la provincia de Tucumán.

Sin embargo, previamente a su llegada al gobierno nacional de la mano de Kirchner en 2003, López fue funcionario en la provincia de Santa Cruz durante nueve años durante la gobernación de Kirchner.

El reparto de las obras publicas durante los gobiernos kirchneristas son objeto de investigación por presunta corrupción por parte de la justicia en varias causas, como las que involucran al empresario Lázaro Báez, a De Vido y a la propia expresidenta Fernández, quienes siempre se han declarado inocentes de todos los cargos por los que se los investiga.

Desde el gobierno de Mauricio Macri expresaron su “asombro” por esta detención y afirmaron que conocieron al noticia en medio de una reunión de gabinete.

Marcos Peña, jefe de Gabinete de Argentina, dijo que “la noticia nos llena de asombro por la situación casi de película de lo que ocurrió y por otro lado esperar las aplicaciones, tendrá que dar explicaciones ante la justicia, ante los argentinos de qué hacía allí, qué era esa plata y esa arma de guerra y cuál es eran sus intenciones”.

Luego de conocida la detención de López, un fiscal federal pidió a la Justicia que disponga la detención por presunto ocultamiento de prueba por parte del exfuncionario, investigado en una causa por presunto enriquecimiento ilícito desde 2008, sobre la que López no se ha referido hasta el momento.

Hasta el momento el detenido no se ha pronunciado públicamente y se desconoce si tiene representación legal.