Compartir

Juan Pablo Albán y Angélica Porras, vocales del Consejo de la Judicatura transitorio, reiteraron este martes 11 de septiembre su postura sobre los presuntos actos de corrupción dentro del organismo.

El Telégrafo

“La corrupción en el ámbito judicial tiene que ser combatida sin importar quién es señalado”, apuntó Albán y recalcó que la rueda de prensa la dan en su calidad de funcionarios públicos, mas no en nombre del Consejo de la Judicatura.

El vocal anunció, sin embargo, la apertura de una investigación a funcionarios actuales del organismo, entre ellos el director general Juan Vizueta. “Afortunadamente, el Pleno ha decidido finalmente emprender una investigación en relación con denuncias de irregularidades de funcionarios que están en el ejercicio de sus cargos, y hemos escuchado que una de estas denuncias se dirigía contra el director general”, añadió Albán.

La denuncia es respecto a la posible intervención de Vizueta en un proceso judicial que se lleva adelante en la ciudad de Guayaquil, a pocos días de posesionarse en el cargo. Albán explicó que la decisión la tomaron de forma unánime cuatro de los cinco vocales integrantes del Pleno del CJ. Un integrante optó por retirarse mientras estaban en el proceso, explicó, sin mencionar su nombre. “Si nosotros no somos capaces de enfrentar la corrupción tomando medidas específicas para combatirla, no debemos estar aquí ninguno de los cinco vocales”, apuntó.

En tanto, Porras subrayó que debido a las entrevistas ofrecidas la semana anterior, cuya intención era investigar denuncias que llegaron a la Judicatura en contra del director general de la institución, “en una rueda de prensa él (Vizueta), excediendo sus funciones, me emplazó a renunciar.

No voy a hacerlo”, enfatizó. Recordó que fue designada para transformar la justicia y “eso empieza por trasparentar las actuaciones” y pidió que si “hay alguna denuncia contra cualquiera de los vocales se investigue”. Asimismo señaló que no podrán emprender una evaluación de todo el sistema judicial teniendo de por medio denuncias de casos de corrupción al interior del CJ. (I)

Fuente: El Telégrafo