El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comenzó el martes su última jornada completa en la Casa Blanca con una larga lista de indultos bajo el brazo, horas antes de borrarse de la toma de posesión de su sucesor, el demócrata Joe Biden, y partir hacia su retiro en Florida.

Shutterstock Images

Biden prestará juramento el miércoles al mediodía, con lo que terminará la presidencia de Trump y Estados Unidos pasará página a algunos de los años más disruptivos y divisivos que ha sufrido desde la década de 1960.

Biden, un veterano senador demócrata que llegó a ser vicepresidente de Barack Obama, tenía previsto viajar a Washington el martes con su esposa, Jill Biden, desde su ciudad natal, Wilmington, en el estado Delaware.

Junto con la que será su vicepresidenta, Kamala Harris, la primera mujer en ocupar el cargo, Biden tiene previsto pronunciar un discurso por la tarde sobre la crisis de covid-19 desde el Estanque reflectante del monumento a Lincoln.

Trump se ha mantenido en silencio mientras el reloj avanza hacia su partida a una nueva vida en su residencia del club de golf Mar-a-Lago, en Palm Beach.

Desde que Twitter lo vetó por sus constantes mensajes incendiarios y de desinformación, el mandatario ha dejado prácticamente de comunicarse con los ciudadanos.

Todavía tiene que felicitar a Biden o invitarlo a la tradicional taza de té previa a la inauguración en la Oficina Oval.

En cambio, Trump ha pasado estas últimas jornadas reuniéndose con un círculo cada vez más exiguo de leales que lo respaldaron durante dos meses en su esfuerzo inútil de anular los resultados de las elecciones de noviembre.

Ese esfuerzo culminó el 6 de enero con Trump alentando a una multitud a marchar hacia el Congreso.

Después de que la multitud rompiera la barrera policial, golpeara a un policía que murió horas después y causara daños en el interior del edificio del Capitolio, la Cámara de Representantes abrió un nuevo juicio político contra Trump, el segundo en un solo mandato, lo que nunca había sucedido antes.

La última encuesta de Gallup del presidente reveló el lunes que solo tenía una aprobación del 34%, su nivel más bajo. Trump ha tenido durante su mandato una aprobación media del 41%, la más baja de todos los inquilinos de la Casa Blanca desde que Gallup comenzó a realizar esta medición en 1938.

Mientras tanto, Biden está dando los toques finales a una inauguración que contará con una pequeña multitud y una seguridad masiva, otra de las consecuencias que ha dejado el motín pro-Trump, además de las preocupaciones existentes por el covid-19.

Nota Original: El Universo – LINK