Compartir

El dueño del gigante cárnico JBS, Joesley Batista, prestó testimonio ante la Policía Federal de Brasil este viernes y ratificó las denuncias contra el presidente Michel Temer que hizo por un acuerdo de delación con la Fiscalía, informó el portal G1.

El Telégrafo

Entre otros puntos, Batista afirmó que el presidente Michel Temer fue partícipe de un esquema de pago de sobornos, y presentó una grabación en la que él y el mandatario conversaban sobre el tema, en la residencia oficial, el 7 de marzo.

Batista “reforzó (ante la PF) la verdad dicha en su testimonio en el marco de la colaboración (con el Ministerio Público), apenas la verdad de los hechos, o sea, confirmó lo que ya fue dicho y probado”, dijo la defensa del empresario, según G1.

A mediados de mayo, la Fiscalía General de la República pidió a la Corte Suprema investigar al presidente Temer por corrupción pasiva y obstrucción de la justicia, en base a las revelaciones de Batista.

Se estima que Rodrigo Janot, máxima figura de la institución, presente la denuncia contra el mandatario conservador la próxima semana ante el tribunal. La delación de Batista sorprendió y sacudió al escenario político nacional el 17 de mayo, cuando fue revelada por el diario O Globo.

Desde entonces se rumoró que el empresario se encontraba en Estados Unidos con su familia, sin embargo su asesoría de comunicación emitió un comunicado esta semana informando que en realidad habían viajado a China por motivos de seguridad.

“Él se ausentó de Brasil en los últimos días para proteger a su familia, que sufrió reiteradas amenazas desde que él se dispuso a colaborar con el Ministerio Público”, apuntó el texto.

Batista llegó a Brasil el domingo pasado y el lunes prestó testimonio ante el Ministerio Público, acompañado de Ricardo Saud, director ejecutivo de JBS, detalló la institución.

La defensa del empresario afirmó en un comunicado esta semana que la delación de Batista supera en impacto a todas las antes registradas en Brasil, incluyendo la de Marcelo Odebrecht firmada en diciembre de 2016. De acuerdo con su equipo legal, Batista cita a 1.893 políticos, entre ellos el presidente, cinco ministros, seis senadores y cuatro gobernadores.

El grupo J&F, holding propietario de JBS, deberá pagar en 25 años una multa récord de 10.300 millones de reales (3.160 millones de dólares) por un acuerdo con la justicia. Según la asesoría de comunicación de la JBS, el empresario continuará viviendo en Brasil junto con su familia.

Batista es casado con Ticiana Villas Boas, una conocida presentadora brasileña que después del escándalo político anunció su salida de las redes sociales y de la televisión nacional para “cuidar de la familia”.

Fuente: El Telégrafo