Compartir

Las proyecciones para 2018 se dan en un contexto internacional más favorable que el de los últimos años, destacó el organismo técnico de las Naciones Unidas.

twitter cepal

Las economías latinoamericanas experimentarán una “moderada recuperación” en 2018 y crecerían 2,2%, impulsadas por un contexto internacional más favorable, el consumo privado y la inversión, estimó este jueves la Cepal.

América Latina y el Caribe crecerán 2,2% el próximo año, luego de anotar 1,3% promedio en 2017, con una fuerte caída de 9,5% del Producto Interno Bruto (PIB) de Venezuela, señaló la Cepal al entregar su informe anual sobre el desempeño de las economías de la región.

La recuperación de las economías latinoamericanas llega después que en 2016 la región cerrara con una contracción de 1%, arrastrada por el mal desempeño de Brasil, la mayor economía latinoamericana, que este año volverá a ver números azules, con una leve expansión de 0,9%.

El resultado regional en 2018 se explicará en parte por el mayor dinamismo que presentará el crecimiento económico de Brasil (2%, comparado con el 0,9% de 2017). Además, varios países que venían creciendo a tasas moderadas tendrán una aceleración de la actividad económica (por ejemplo Chile, de 1,5% en 2017 a 2,8%; Colombia, de 1,8% a 2,6%; y Perú, de 2,5% a 3,5%).

En América Latina, Panamá será la economía que anotará la mayor tasa de expansión el próximo año (5,5%), seguida de República Dominicana (5,1%), y Nicaragua (5,0%). Cuba, Ecuador y Venezuela marcarán cifras de 1%, 1,3% y -5,5%, respectivamente, mientras que el resto de las economías de América Latina crecerán entre 2% y 4%. Las proyecciones para 2018 “se dan en un contexto internacional más favorable que el de los últimos años”, destacó la Cepal, un organismo técnico de las Naciones Unidas, con sede en Santiago.

El próximo año se espera que la economía global se expanda a tasas cercanas a las de 2017 (3%) y que exista un mayor dinamismo relativo de las economías emergentes frente a las desarrolladas. Adicionalmente, “la demanda interna jugará un papel importante en la aceleración del crecimiento en 2018, aunque con diferencias entre componentes”, agregó el organismo.

Fuente: El Telégrafo