Compartir

Los cambios de embajadores de Ecuador en Londres y Ginebra responden "a una renovación del personal en el servicio exterior" y no tiene, en el primer caso, relación con el caso del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, aseguró hoy el canciller José Valencia.

EFE

El titular de la diplomacia ecuatoriana sostuvo que el cese del embajador en Reino Unido e Irlanda del Norte, Carlos Abad, no tiene que ver con la situación de Assange sino que busca que esa Embajada “atienda a los requerimientos de la política internacional de Ecuador”.

Valencia destacó que el país mantiene “una actividad en Reino Unido aparte de la situación que existe con Assange”, asilado en la legación diplomática desde 2012.

Apuntó que Ecuador ha dado a Assange opciones para arreglar su situación, que pasan por “salir y comparecer ante la justicia británica” o “permanecer en la embajada pero ateniéndose a los requerimientos del protocolo” suscrito el mes pasado, indicó la Cancillería en un comunicado.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, dio por terminadas el jueves las funciones de Carlos Abad mediante decreto y agradeció las labores desempeñadas durante los tres años que estuvo al frente de la legación diplomática en Reino Unido e Irlanda del Norte.

También en un decreto, de cuya ejecución se encargará la Cancillería, Moreno designó como embajador en Ginebra a Emilio Izquierdo en reemplazo de Luis Gallegos, que desempeñó sus funciones por solo unos meses desde su nombramiento a principios de año tras la renuncia del exministro de Exteriores Guillaume Long, por discrepancias ideológicas con el presidente.

Valencia destacó hoy la labor ejercida por Izquierdo ante la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), con sede en Quito, durante los cinco meses de su gestión en el cargo.

Fuente: EFE, aliado estratégico de FM Mundo