Compartir

El Gobierno de Ecuador, a través Ministerio de Relaciones Exteriores, recalcó que las declaraciones del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en torno a los acontecimientos suscitados en España por la independencia de Cataluña, "no representan la posición del Estado ecuatoriano".

EFE

En redes sociales, Assange ha mantenido una continua actividad promoviendo la secesión. Recientemente lo hizo en una videoconferencia desde la embajada de Ecuador en Londres, en la Universidad de Barcelona.

El Gobierno español expresó a Ecuador su inconformidad por los contactos que estableció el australiano con líderes secesionistas de Cataluña desde la embajada donde se encuentra asilado desde mediados de 2012, según recogen medios del país ibérico.

En un comunicado, la Cancillería recalca que el Ecuador reafirma su adhesión a los principios que rigen las relaciones entre todas las naciones, especialmente el respeto a la integridad territorial, soberanía e independencia de los Estados, así como el de no intervención en los asuntos internos de ningún país y el derecho de todos los Estados, en tanto miembros iguales de la comunidad internacional, de resolver sus diferencias sin injerencias extranjeras.

El Gobierno de Ecuador también reafirma su compromiso con el asilo diplomático y decisión de seguir brindado a Assange la protección debida. Pero puntualiza que le han reiterado “su obligación de no realizar declaraciones o actividades que pudieran afectar las relaciones internacionales del Ecuador”.

Añade que a Ecuador y España le unen “invariables lazos históricos y culturales, así como vínculos basados en el respeto mutuo, la amistad entre sus pueblos y la cooperación bilateral, junto con el deseo compartido de fortalecer permanentemente sus relaciones recíprocas”.

Según el comunicado, el australiano “se ha comprometido formalmente a observar una conducta que sea compatible con la voluntad del Estado ecuatoriano”. No es la primera vez que el Gobierno de Ecuador llama la atención al fundador de WikiLeaks. Ya lo hizo antes por declaraciones relacionadas a las elecciones en Estados Unidos y la excandidata presidencial Hillary Clinton.

Fuente: El Telégrafo